Seleccionar página


 

 

Recuerdo el día en que nos presentaron el gestor de contenidos de nuestra nueva web en una empresa en la que trabajé hace un tiempo. Nos habían citado para una breve jornada formativa, en la que la empresa desarrolladora nos iba a enseñar a utilizar el programa para que nosotros mismos pudiéramos actualizar los contenidos a diario sin tener que depender de ellos. “¡Pero si yo no sé programar!”, era la frase que más se oía esa mañana por los pasillos. Yo ni siquiera sabía qué era un gestor de contenido, ni tenía muchos más conocimientos que los imprescindibles para mandar e-mails y navegar por internet, pero a los dos días me encargaba de dinamizar la web de la compañía. No era consciente de qué significaban las siglas CMS, pero estaba experimentando por mí misma las ventajas de los gestores de contenido (CMS) para tu web.

Un gestor de contenidos, o CMS (Content Management System) es simplemente un sistema informático para crear, editar y publicar contenidos en nuestra página web, sin alterar su diseño. La evolución hacia portales con más contenido y participantes ha convertido a este sistema en la piedra angular de internet, imprescindible para muchas empresas. Pero ¿cuáles son los motivos de éxito de los gestores de contenido?

Evidentemente, una de las mayores ventajas de los CMS es la facilidad de acceso para editar contenidos a usuarios sin conocimientos específicos de programación o diseño. Casi cualquiera tiene a su alcance el poder actualizar contenidos en la web, con la garantía de que no habrá daños estructurales que lamentar.

Generalmente, el sistema permite establecer varios grados de usuarios: administrador, editor, autor, colaborador, etc. asociados a distintos niveles de permisos. De esta manera, diversas personas pueden colaborar en un mismo proyecto, teniendo a su disposición una serie de herramientas para favorecer su interacción y comunicación.

Esto facilita que el portal se convierta en algo más dinámico, ya que agiliza el sistema de publicación al eliminar intermediarios. Consecuentemente, los costes de gestión de la información para la empresa se reducen.

Hoy en día podemos encontrar numerosas plantillas de este tipo: WordPress, Joomla!, Moodle, Magento… Todas ellas con una implementación muy intuitiva por parte del usuario, aunque carezca de conocimientos de programación o maquetación, como hemos señalado.

Sin embargo, desde la óptica del posicionamiento, este tipo de gestores pueden presentar algunas deficiencias. La elección de la plataforma adecuada, considerando sus funcionalidades y adaptabilidad, será básica para garantizar la consecución de nuestros objetivos. Por ello, puede resultar interesante recibir un correcto asesoramiento por parte de profesionales a la hora de implantarlo.

De la misma manera que debemos construir unos cimientos sólidos antes de preocuparnos de cómo modificar periódicamente la decoración de nuestra casa, es esencial que tengamos en cuenta los aspectos básicos de optimización de posicionamiento web que aseguren un buen rendimiento futuro de nuestro site.

¿O queremos que nuestra casa se venga abajo con el primer vendaval?

Imagen | Lorena Blázquez

Info | WordPress

En Digiworks | 10 c0nsejos para un email marketing efectivo