+34 966 87 37 50 info@digiworks.es

Internet, Hospitality y Millennials

WIFI, un MUST en los Hoteles

Los hoteles son lugares mágicos con camas gigantes, toallas suaves y habitaciones super limpias. Es un verdadero paraíso hasta que intentas conectarte a su wifi. Incluso hasta los hoteles de 5 estrellas pueden parecer tugurios digitales cuando intentas compartir tus fotos de la playa con la familia o hacer un Skype.  En un mercado como el español donde la penetración e impacto de internet es enorme se hace obligatorio para los hoteles que quieran ganar mercado ofrecer una conexión de calidad a sus clientes. Mucho más si hablamos de viajeros de negocios para los que tener conectividad puede llegar a ser determinante para su día a día.

Es por ello que tener una buena conexión wifi es ya un factor clave para la elección de nuestro hotel. Así la calidad de un alojamiento ha dejado de medirse únicamente por su limpieza, comida o habitaciones,  para dar paso a algo ya imprescindible como la conexión a internet. Incluso un factor decisivo si estamos hablando de un evento o reunión de negocios.

Diferentes Soluciones para Hoteles

Disponer de una red inalámbrica de poca calidad puede perjudicar negativamente a un hotel, aumentar las quejas sobre el mismo en Tripadvisor y hacerle perder importantes ingresos. Invertir en una red inalámbrica de calidad es hoy más que nunca una obligación para los hoteles que quieran mantenerse a la cabeza del sector y satisfacer a un tipo de cliente cada vez mayor.

Pero ¿qué tipo de instalación o servicios de internet debo ofrecer en mis instalaciones? Dependiendo de la inversión que quiera realizar y de los objetivos que me marque podremos instalar, desde una red inalámbrica básica que ofrezca conexión a mis clientes en diferentes puntos del hotel hasta una instalación más compleja que me permita además comunicarme vía SMS, push notifications, solicitarles que valoren mis servicios, enviar promociones o integrar esta plataforma con mi CRM habitual u otras soluciones existentes. Aspectos LegalesTodos estamos de acuerdo en que necesitamos wifi de calidad superior a los 256 kbps que nos solemos encontrar. Si estás en un hotel y te ofrecen la posibilidad de mejorar la velocidad de tu conexión por un precio razonable (recordemos que el wifi es una necesidad no un lujo) no te importará rascarte el bolsillo y disfrutar de una conexión decente mientras trabajas. No hay nada peor que viajar por trabajo, llegar a tu hotel después de un largo vuelo y ver que tienes que pagar 20€ el día por una conexión lenta. Afortunadamente esto está cambiando y los hoteles se están dando cuenta de la importancia de internet para sus clientes.

Ya sea por trabajo o por ocio, cuando conectamos nuestro smartphone o portátil a internet desde un hotel ponemos en riesgo información personal o de nuestra empresa como correos, cuentas, fotos o data de nuestra empresa. Al conectarnos a la red wifi de un hotel confiamos en la correcta gestión del establecimiento pero en muchas ocasiones esta gestión no suele ser la correcta. Un punto crucial para la seguridad de nuestros datos va a ser siempre el cifrado de la información que circula por esa red y algoritmo de cifrado que utiliza.

Dependiendo del servicio de internet que queramos ofrecer a nuestros clientes deberemos cumplir con ciertos requisitos, aspectos legislativos y normas como limitar el ámbito de cobertura a las instalaciones del hotel y el uso exclusivo para clientes, identificar siempre al usuario, informarle del tratamiento de sus datos o el cumplimiento correspondiente de las medidas de seguridad. Los hoteles, al solicitar sus datos a los clientes para identificarse antes de darles acceso a internet, incurren en la obligación de proteger esos datos (LOPD) y de retenerlos y/o cederlos a las fuerzas de seguridad en caso necesario (siempre que el hotel sea considerado operador de telecomunicaciones).

Seguridad, Filtrado y Bloqueo de Contenido

El filtrado de información o boqueo de contenido en una red wifi evitar que los usuarios puedan acceder a contenidos ilegales o contenido inapropiado y aporta seguridad al resto clientes. Se hace necesario establecer una política de reglas para la navegación que filtre el contenido y asegure que la red cumple con los requisitos legales y evite que ciertos usuarios puedan abusar de la misma, protegiendo a otros usuarios y sus dispositivos de posibles abusos y asegurando que hay suficiente banda ancha para todos los que usan la red gratuita en cualquier momento.

Muchos router tienes vulnerabilidades de seguridad que pueden ser explotadas por hackers para instalar malware en nuestros dispositivos, robar nuestros datos o nuestro dinero mientras vemos Netflix en la habitación del hotel. Así que, piénsatelo dos veces antes de conectarte a cualquier wifi. Los beneficios de la tecnología son indiscutibles pero los problemas asociados a ella también deben serlo.

Los Millennial se rebelan contra la banca tradicional

 

Si en el anterior post te hablamos de los Millennials (ver ¿Quiénes son los Millennials y cuáles son sus exigencias como consumidores?), hoy queremos centrarnos en la desconfianza y mala imagen que esta generación tiene hacia uno de los sectores de más influencia en nuestra sociedad: el sector bancario.

El barómetro Millennial Financial Knowledge pone de manifiesto que el 76% de los jóvenes no se fía de los bancos y que, sorprendentemente, el 53% confiaría sus ahorros a empresas como Google, Facebook o Amazon antes que a un banco.

Parece claro que el panorama no pinta demasiado positivo en términos de aceptación, ya que los Millennial se rebelan contra la banca tradicional. Pero, ¿cuáles son los motivos de ese rechazo?

Y ¿cuáles son los retos a los que se enfrenta el sector bancario para ganarse a esta generación?

 

¿Por qué los bancos no les caen bien?

En un entorno donde el desempleo juvenil es el rasgo más destacado, y el acceso a una vivienda un lujo inalcanzable para gran parte de este segmento de la población, nos encontramos con que para los Millennial los bancos y el Gobierno son los principales responsables.

Los jóvenes consideran que las entidades financieras no están prestando a los ciudadanos el respaldo económico que necesitan, a pesar de haberse beneficiado ellos mismos de un rescate económico mediante las arcas públicas.

Como consecuencia, estiman que los bancos no se esfuerzan por beneficiar a la sociedad, y estiman y desean que en un plazo de unos 5 años la forma de acceder y manejar su dinero será completamente distinta, preferiblemente al margen de los bancos tradicionales.

 

¿Qué esperan de la banca?

Acostumbrados a realizar la mayoría de sus trámites y compras a través de internet, las sucursales bancarias han quedado como un lugar extraño para los jóvenes, que no conciben perder el tiempo realizando colas con un horario de atención limitado.

De hecho, según un estudio de Accenture, el 94% de los millennials son usuarios de la banca electrónica, y un 70% de estos jóvenes ya lo realizan a través del móvil en Estados Unidos.

Asimismo, parece que el dinero físico va quedando como algo “anticuado”, y se buscan soluciones más cómodas y avanzadas para realizar transacciones: NFC, biometría, autenticaciones a través de huella dactilar, control por voz, dispositivos wearables

Aquí tienes un interesante estudio de BBVA en el puedes conocer mejor a los nuevos perfiles y sus demandas hacia la banca: La paradoja de la Generación del Milenio.

 

Economía colaborativa y banca ética

Nuevas fórmulas alternativas a la banca tradicional surgen para dar respuesta a las necesidades de la generación Millennial: crowdfunding, crowdlending, banca ética.

El crowdfunding facilita la financiación de proyectos para pequeñas y medianas empresas, así como para organizaciones, sin necesidad de pedir un préstamo a la banca. Puedes leer más en este post que publicamos hace unos años: Crowdfunding: ¿Sabes en qué consiste?

Por otro lado, a través del crowdlending, particulares puede prestar determinadas cantidades de dinero a cambio de un rendimiento económico rentable. Este modelo está creciendo muy rápido, a medida que la confianza en las transacciones por internet se va extendiendo entre la población.

La transparencia y la ética se alzan también como valores importantes para este segmento de población, y se demanda un modelo más responsable y comprometido como es el de la banca ética. Este modelo de banca se presenta como una opción que aporta beneficio a la sociedad, y realiza sus políticas en consecuencia.

El resto de la banca se encuentra ahora en una situación de cambio a la que deberá responder cuanto antes, o se arriesga a que nuevos competidores se vayan haciendo con parte del pastel, para conquistar a los Millennials. Parece claro que un cambio de modelo es necesario para adaptarse a los nuevos consumidores, ¿sabrá reaccionar a tiempo?

 

Imagen | South Bank Portrait / Triodos Bank España

En Digiworks | Yaap, la nueva app para enviar y recibir pagos con amigos

 

¿Quiénes son los Millennials y cuáles son sus exigencias como consumidores? 

 

Los tan nombrados Millennials son la generación nacida entre 1980 y el 2000. Una generación diferente, con una visión distinta del mundo a la que tuvieron sus padres, y no hablemos de sus abuelos…

Nacidos en la tecnología, los Millennials se han desarrollado en una época de cambio constante, y como consumidores plantean una serie de retos y exigencias para las marcas que creemos interesante comentar.

¿Tienes claro quienes son los Millennials y cuáles son sus exigencias como consumidores? 

Hoy hablamos de ellos, en el primero de una serie de posts destinados específicamente a conocer mejor sus características y potencial para distintos sectores y ámbitos que iremos desgranando.

 

Los Millennials y el “complejo de Peter Pan”

Una de las características más notables de la Generación Millennial es el retraso del paso a la edad adulta.

Hace años, a los veintipocos la gente ya tenía su vida profesional en marcha, se compraba una casa, se casaba y tenía hijos. Sin embargo hoy, como consecuencia de los cambios sociales y económicos, esos jóvenes adultos pasan la treintena sin haber formado todavía una familia, intentando iniciar o consolidar una carrera profesional, y soñando con la posibilidad de poder tener una casa en propiedad, lo cual no es tarea sencilla.

En esta generación, por culpa del desempleo y las dificultades económicas para poder formar una propia familia y acceder a una vivienda, se ha dado también el conocido como “efecto boomerang“: la vuelta a casa de los padres.

Como contrapartida, es la generación más formada académicamente, y prácticamente nativos digitales, con lo que se manejan a la perfección con las nuevas tecnologías.

Amor incondicional a la tecnología 

Internet, las redes sociales, y la tecnología en general forman parte de la vida en los Millennial hasta tal punto que ha dado origen a una suerte de dependencia digital. El miedo a estar desconectados o a perderse lo que pasa a su alrededor son dos nuevos factores que condicionan a este colectivo y que están motivando numerosos estudios (FOBO: Fear of being offline, FOMO: Fear of missing out).

Desde el punto de vista de la empresa, este apego a la tecnología es una buena noticia para el auge del comercio electrónico.

Las compras se globalizan, ya que es un perfil de consumidores que realizan transacciones online, compran, comparan, comparten y valoran en internet sus experiencias. Un consumidor que no entiende de barreras, ni de horarios. Y que tiene muy en cuenta las opiniones de otros consumidores.

No se casan con nadie

Quizás motivados por las dificultades para encontrar trabajo y vivir con la estabilidad  de la que sus padres gozaban, su grado de desconfianza en las instituciones es muy grande. No en vano, es el grupo más descontento con la política y la religión del último siglo.

Y, consecuentemente, no hay más que imaginar que la confianza en las empresas será igual de escasa. Los Millennials son escépticos, están hiperinformados, no se fían de quienes les quieren vender, y no “se casan” con nadie.

Es probablemente la generación que menos interiorizado tiene el concepto de fidelización” y “compromiso”. Y no basta con tener una marca, hay que ser quien mejor se adapta a ellos, de la forma más cómoda y conveniente, y con el precio más competitivo.

Este consumidor va a influir decisivamente en las estrategias de marketing de los próximos años, ya que su peso en el conjunto de la población es bastante considerable (en EEUU los valoran en torno al 25% de la población).

 

Así que es hora de darnos cuenta de que lo que hasta hace unos años valía, probablemente no va a ser lo óptimo de aquí a los próximos tiempos. Una nueva forma de llegar a los millennials se impone, y sólo quienes se adapten mejor y más rápido serán quienes subsistan en este entorno cambiante.

 

¿Está tu negocio adaptándose a las nuevas demandas? ¿Cómo es tu presencia en redes sociales? ¿Todavía no has empezado a vender online?

 

En Digiworks | 3 claves para evitar el efecto ROPO en tu comercio electrónicoYo controlo. ¿Podrías desconectarte de las nuevas tecnologías?