+34 966 87 37 50 info@digiworks.es

HoloLens, Oculus Rift, Google Glass… ¿¡Qué es todo esto, por Dios!?

hololens microsoft

 

Se avecinan tiempos revueltos para la realidad virtual y la realidad aumentada.

Y es que parece que este 2015 será el año en el que vean la luz al fin y luchen por integrarse en nuestras vidas algunos de los dispositivos que más expectación están generando.

 

HoloLens, Oculus Rift, Google Glass… ¿¡Qué es todo esto, por Dios!?

 

Si escuchas estos nombres y te suenan a chino, no te preocupes, que para eso estamos aquí. Hoy te explicamos de forma muy sencilla en qué consisten estos 3 dispositivos, y qué es lo que los diferencia entre ellos.

Porque, de una forma u otra, puede que en muy poco tiempo formen parte de nuestras vidas, y debes prepararte para saber cómo afectarán a nuestro día a día.

Google Glass: las gafas de realidad aumentada

Ya hace años que venimos hablando de las Google Glass (ver Google y sus gafas de Realidad Aumentada). Estas gafas de Realidad Aumentada pretenden integrarse de aquí a un tiempo en nuestro día a día, como lo han hecho los smartphones, y como previsiblemente lo harán los smartwatches.

Para ello, las Google Glass nos ofrecen la posibilidad de ampliar la información del mundo que nos rodea y realizar determinadas acciones, sin necesidad de tener que sacar nuestro teléfono del bolsillo, sino simplemente llevándolas puestas, lanzando las órdenes mediante la voz, y visualizando los resultados en sus lentes.

El mundo de posibilidades que ofrece este gadget es amplísimo: asistentes automáticos que nos ayuden a realizar una reparación, mostrar en directo lo que estamos viendo, incluso aplicaciones más que interesantes para campos como el de la medicina, ya que permite retransmitir visiones subjetivas y, por ejemplo, recibir indicaciones para una operación quirúrgica por parte de un médico que se encuentre físicamente en la otra punta del mundo.

Sin embargo, el elevado precio de Google Glass, la competencia de otros dispositivos y otra serie de factores hacen que el lanzamiento al gran público no termine de cuajar y que incluso nos planteemos si el proyecto está perdiendo cierto interés (ver ¿El fin de las Google Glass?).

En este vídeo puedes ver una demostración de cómo funcionan las Google Glass: [VÍDEO]

 

Oculus Rift: las gafas de realidad virtual nunca vistas

Si Google Glass buscan ampliar nuestra visión del mundo que nos rodea, el objetivo de Oculus Rift es precisamente transportarnos a otras realidades.

Este dispositivo es puramente unas gafas/casco de Realidad Virtual, y respecto a sus predecesores y otros productos de la competencia, Oculus Rift destaca por ofrecer más del doble del campo de visión, logrando una inmersión muy fuerte para el usuario.

Sin embargo, la aplicación parece estar destinada básicamente al ocio, a disfrutar de los videojuegos de un modo tan real como nunca antes se había visto. Por ello el precio de Oculus Rift, a falta de confirmaciones, parece que rondará los 300€, ya que de elevarse más será complicado que triunfe entre el gran público.

Cabe destacar que en marzo de 2014 se anunció que Facebook había adquirido la empresa desarrolladora, Oculus VR, en un intento más de seguir asegurando su posición en el mundo de la tecnología.

google cardboard

 

Como curiosidad, llama la atención que en este último año Google se ha aventurado a lanzar su propia versión low cost: Google Cardboard.

Con una elaboración de lo más sencilla (a base de cartón), Google nos acerca una sensación bastante parecida a la de Oculus Rift con este artefacto, para el que ya existen algunas aplicaciones específicas y que podemos tener por menos de 20€.

Obviamente, no es un mecanismo tan elaborado y duradero como el de Oculus Rift, pero si con un poco de cartón y unas lentes son capaces de hacernos llegar esta recreación tan lograda de la realidad virtual en un pispás, ¿qué no serán capaces de hacer con algo más de dedicación?

 

HoloLens: realidad aumentada y virtual con hologramas

Por último, y quizás la apuesta más prometedora de todas, son las HoloLens, de Microsoft. A medio camino entre la realidad aumentada y la realidad virtual, con este dispositivo se pretende entrar de lleno en este mundo a través de la generación de hologramas, que se colocan tridimensionalmente en el mundo físico, y con los que podemos interactuar.

A diferencia de Oculus Rift, las gafas funcionan por sí mismas, no necesitan estar conectadas a ningún otro dispositivo. Además, cuentan con sonido especial para poder escuchar los objetos holográficos creados virtualmente alrededor del usuario.

Desde crear donde queramos una “pantalla” para reproducir nuestros vídeos al tamaño que deseemos, a probar distintas alternativas de decoración virtual, o a charlar por Skype con el holograma de la pantalla acompañando nuestros movimientos.

Las posibilidades de HoloLens son realmente impresionantes, y por ello nada mejor que mostrártelo para que lo veas por ti mismo en este [VÍDEO].

Parece que ese mundo del futuro que veíamos asombrados en las películas de ciencia-ficción es ya una realidad. Con sus idas y venidas, sus éxitos, sus fracasos y sus mejoras, lo que parece claro es que el ritmo al que avanza la tecnología es realmente impresionante, y lo que hoy no somos capaces ni de imaginar puede que se convierta en una realidad en menos de lo que pensamos.

¿Imaginas lo que estos avances pueden suponer dentro de no demasiado tiempo para nuestra cotidianeidad? Nuestra forma de trabajar, de relacionarnos, de comprar, de hacer negocio… todo ello estará condicionado por un nuevo entorno que viene a pasos de gigante.

¿Estás considerando los cambios del futuro próximo de cara a adaptar tu negocio?

Imagen | win10_HoloLens / Anna Bashmakova and Oculus Rift / Paul Henderson / othree

En Digiworks | Internet de las Cosas: ¿sabes qué es y cómo nos afectará?

¿El fin de las Google Glasses?

Google marcó un antes y un después en lo que a tecnología wearable se refiere cuando anunció por todo lo alto sus Google Glasses.

Este dispositivo, una suerte de ordenador comprimido en unas gafas al que podemos manejar con la voz, prometía acercar al usuario el futuro con mayúsculas que las películas de ciencia – ficción nos han inculcado desde niños.

Una presentación tras otra, muestras de su avanzada tecnología y las posibilidades que su capacidad de realidad aumentada iban a brindar a la humanidad, no dejaban de crear expectación en los usuarios, ávidos de poder probar el juguetito.

Pero el tiempo ha ido pasando, y a la decepción de que los coches no vuelen todavía, se nos une que seguimos prácticamente sin conocer de primera mano de qué va ese avance que nos prometieron.

¿Dónde han quedado todas esas expectativas? ¿Es el fin de las Google Glasses?

 

Perspectivas de futuro para las Google Glasses

Hoy, más de dos años después de su presentación oficial, son sólo unos pocos (en su mayoría desarrolladores) quienes han decidido desembolsar los cerca de 1500€ necesarios para hacerse con sus Google Glasses.

Se oían rumores de despidos, de jefes de proyecto que ya no llevan las gafas en sus comparecencias públicas, en definitiva: parecía evidente que el bombo y platillo inicial se iba deshinchando.

Sin embargo, Google lanzaba un comunicado estos días en el que justificaba que el abandono de la fase beta del proyecto era para centrarse en la apertura de nuevas vías de negocio para las Google Glasses. Posiblemente un uso mucho más centrado en ámbitos profesionales especializados e industriales.

Y es que la aceptación para el mercado de gran consumo no parece tener muy buenas perspectivas por ahora. Hay una serie de obstáculos, entre ellos el precio, que es necesario resolver antes de poder esperar buenos resultados.

Tampoco ha contribuido el rechazo social que se ha producido en los pocos lugares donde las Google Glasses se han integrado algo más en el día a día. En San Francisco, por ejemplo, los usuarios de este dispositivo son coloquialmente conocidos como los glassholes, con tono totalmente burlón (los “tontos de las gafas”).

Y a esto se unen los problemas relacionados con la privacidad. Muchos comercios y restaurantes, por ejemplo, han vetado el uso de las Google Glasses para evitar que sus clientes se puedan sentir molestos de que cualquier usuario del gadget les pueda estar grabando o fotografiando en cualquier momento.

 

Competencia para las Google Glasses

Sin embargo, el campo de investigación de los dispositivos wearables sigue resultando muy interesante, y son muchas las empresas que están aprovechando para plantear sus propuestas alternativas a las gafas de Google.

Las Sony SmartEyeGlass Attach, las propuestas de Atheer Labs, las Space Glasses de Meta, o las HoloLens de Microsoft, de las que hablaremos en un próximo post, son por ahora algunas de las principales innovaciones que van a tratar de competir en ese terreno con Google Glasses.

Veremos hacia dónde avanza este campo del Internet de las Cosas que tanto interés y recelo suscita.

¿Crees que los dispositivos wearables estarán integrados dentro de poco en la vida cotidiana? ¿Qué opinas de las Google Glasses?

 

Imagen | Andrew Becraft

En Digiworks | Los mejores dispositivos wearables