+34 966 87 37 50 info@digiworks.es

Pensamiento divergente y emprendedurismo: ¿salto al vacío o genialidad?

Creatividad Pensamiento divergente y emprendedurismo

En cualquier campo de actividad, la creatividad o generación de ideas nuevas y útiles es de gran importancia para conseguir los mejores resultados. Cuando nos enfrentamos a la creación de un nuevo proyecto empresarial es fundamental que además de un cuidadoso análisis de viabilidad busquemos soluciones innovadoras a problemas o necesidades que no estén siendo adecuadamente satisfechos por el mercado.

¿Cómo hallar estas respuestas creativas, cómo salirnos de lo normal para conseguir innovar con nuestras ideas?

La mejor manera es sin duda eliminando las barreras mentales, y pensando de forma distinta a lo comúnmente establecido. Aunque lo diferente suele suscitar temores y suspicacias por parte del entorno, y muchos se debatan entre pensamiento divergente y emprendedurismo: ¿salto al vacío o genialidad?, si no buscamos la originalidad en nuestros proyectos estaremos condenados a ser un simple pez más en el saturado mar.

Emprender con creatividad y sin miedos

Si tuviéramos que pensar en un emprendedor que se atrevió a pensar diferente y a no dejar que la rigidez del sistema le impidiera dar rienda suelta a su creatividad, podríamos citar el gran ejemplo conocido por todos de Steve Jobs, fundador de Apple. Superando cada uno de los retos que se le iban planteando, Jobs consiguió llegar a donde otros no se atreven, saltando las barreras y dejando atrás con ciertas dosis de genialidad y locura a quienes le tachaban de inconsciente.

Entre los grandes empresarios visionarios que también han logrado destacar gracias a un pensamiento divergente podemos citar, por ejemplo, a Henry Ford, creador de la firma automovilística, que se propuso que cada familia tuviera un vehículo, en una época en la que esto era impensable.

Conrad Hilton, fundador de la cadena hotelera mundialmente conocida, aprovechó las peores épocas de escasez para invertir todos sus recursos en ir adquiriendo poco a poco hoteles, confiando en que los buenos tiempos volverían y la inversión tarde o temprano se rentabilizaría. Seguro que no eran pocos quiénes le cuestionaban…

Empresas como Facebook, Ford, Virgin, Hilton, etc. son el resultado de la genialidad de sus creadores,

que se arriesgaron a pensar de forma diferente

Igualmente cuestionada fue a mediados de los 70 una mujer emprendedora de referencia, Anita Roddick, que vio como el banco que le rechazó el crédito para crear su primer The Body Shop, lo concedió al día siguiente a su marido en las mismas condiciones, por el hecho de ser un hombre.

Algo parecido a lo que le ocurrió a Joanne Rowling, que estaba cobrando un subsidio social cuando por fin una editorial se decidió a publicar su historia sobre un tal Harry Potter. Pero, eso sí, a condición de que se firmara como J.K. Rowling, para que no se notara tanto que se trataba de una mujer.

Al joven Richard Branson, un hippie dispuesto a todo para sacar partido de la movida cultural que se vivía en sus años universitarios, un profesor llegó a augurarle: “Hijo, usted va a terminar millonario o en la cárcel“. Y por suerte para el artífice de la multinacional Virgin, fue lo primero.  

Otro universitario popular por sus locuras fue Mark Zuckerberg, con su “pequeña gran idea” de crear una red para mantener en contacto a los miembros de su facultad, y que le supuso, entre otros, la acusación por parte de Harvard de infringir los derechos de seguridad y privacidad. Sin embargo, como sabemos, no dejó que esto supusiera un freno para el que ha resultado uno de los negocios más rentables de la historia: Facebook.  

5 rasgos comunes de los empresarios visionarios

Aunque pertenezcan a épocas y sectores muy diferentes, entre estos y la gran parte de empresarios visionarios más destacados encontramos una serie de características comunes:

  1. Están dispuestos a correr riesgos, a superar los miedos de “saltar al vacío”

  2. Desarrollan habilidades y experiencias de una forma diferente, conscientes de que toda vivencia puede influir positivamente en un momento posterior

  3. No se conforman con las soluciones obvias, buscan constantemente respuestas alternativas a un mismo problema

  4. Tienen pasión por su campo de actividad, lo que les lleva a la búsqueda de la excelencia y la genialidad en su terreno

  5. No se dejan vencer por las adversidades, sino que encuentran la manera de superarlas creativamente

 

¿Te sientes identificado con alguno de estos rasgos? En el próximo post te damos algunas sencillas Técnicas para desarrollar la creatividad empresarial, que seguro te ayudarán a salirte del camino habitual para encontrar soluciones innovadoras y lograr diferenciarte gracias al pensamiento divergente y la creatividad.

¿No crees que las mejores ideas pueden ser las que aún están por aflorar?

 

Imagen |  opensourceway

En Digiworks | Social Media SEO: ¿nuevo perfil profesional?

 

 

Cómo atrasar la fecha de caducidad de tu proyecto empresarial

Errores al emprender

Pese a ser una de las épocas con mayor índice de emprendedurismo en nuestro país, las empresas que sobreviven a la barrera de los duros inicios no son tantas como cabría esperar. El 80% de las empresas que se crean en España, fracasan antes de sus 2 primeros años, mientras que en torno al 95% no superan los 5 años de vida.

Según datos del INE, en nuestro país cada año mueren más empresas que nacen.

¿Qué se está haciendo mal al emprender en España?

Si te estás planteando crear tu propia empresa, te damos algunas reflexiones sobre cómo atrasar la fecha de caducidad de tu proyecto empresarial.

 

Errores a la hora de emprender

Uno de los principales errores al emprender suele ser el desconocimiento del mercado donde queremos introducirnos. Si no tenemos claro el tamaño y las características de nuestro mercado difícilmente podremos ofrecer lo que demanda.

Del mismo modo, es básico conocer quién es nuestro cliente, su estilo de vida, sus necesidades, y de qué forma vamos a llegar a él, cómo vamos a darnos a conocer.

En ocasiones, muchos emprendedores se centran en su experiencia profesional previa, en qué saben hacer, y montan un negocio en base a ello, sin tener en cuenta cuáles son realmente las necesidades del cliente.

Por otro lado, se ponen en marcha decenas de negocios similares en mercados que no tienen suficiente demanda para justificarlos. ¿Quién no conoce la clásica calle de escasos vecinos que cuenta con 4 bares prácticamente iguales?

Lo que nos lleva a otro de los errores más comunes al emprender un negocio: desconocer quiénes son nuestros competidores. ¿Cómo podemos entrar en una guerra sin conocer las armas de nuestra competencia, que además cuenta con más experiencia que nosotros?  

Exito proyecto empresarial

A esto se une un aspecto esencial: la falta de conocimiento del funcionamiento básico de un negocio, que lleva a cometer errores como hacer previsiones demasiado optimistas, no tener clara la rentabilidad del negocio que se emprende, no disponer de los recursos necesarios para asumir las primeras etapas en las que los ingresos son menores, etc.  

 

Cómo evitar el fracaso empresarial

Jesús Charlán, consultor en materia empresarial, señala a modo de guía algunas preguntas que todo emprendedor debería hacerse a la hora de poner en marcha su plan de empresa, a partir de las que podemos extraer las siguientes: 

  • ¿Qué significa para ti emprender? Puede que hayas detectado una buena oportunidad y hayas decidido lanzarte a aprovecharla, o simplemente has decidido que quieres ser tu propio jefe. Sea cual sea tu motivación, condicionará la manera en que te enfrentas a la puesta en marcha.
  • ¿Por qué te has planteado emprender? Es importante que sepas lo que buscas, ya que como dice la frase “no hay ningún viento favorable para quien no sabe a dónde se dirige”.
  • ¿Cómo quieres emprender? Estudia las distintas alternativas disponibles, evalúalas y decídete por la mejor valorada.
  • ¿Sabes cuánto te va a costar emprender? Haz una previsión realista de los costes que te va a suponer arrancar tu empresa, y ten en cuenta los posibles imprevistos que puedan surgir. Si no, a la primera de cambio tu negocio se ahogará.
  • ¿Cuándo y dónde emprender? El don de la oportunidad es vital para el éxito de un negocio. Una buena idea en un momento inapropiado, o en un mercado incorrecto no suele dar buen resultado.
  • ¿Con quién emprender? Tu empresa va a ser tu negocio, tu trabajo, tu apuesta personal. Elige a buenos socios como compañeros de viaje. Mejor escoger a los socios de forma objetiva que por amistad o compromiso si no estamos seguros de que vayan a estar a la altura de lo que la aventura requiere.

Sí, el éxito de un negocio tiene parte de suerte y de estar en el momento justo en el lugar apropiado, pero para saberlo hacer, debemos haber dedicado un gran trabajo previo de planificación, que nos ayude a prever y sortear los posibles obstáculos que surjan durante el camino.

Una buena planificación puede evitar que cometamos fallos que nos lleven al fracaso prematuro de nuestra propia empresa.

¿Te has asegurado de atar todos los cabos antes de lanzarte a la aventura?

 

Imagen | einsamkeitt / amateol

Digiworks | Mamá, de mayor quiero ser emprendedor