+34 966 87 37 50 info@digiworks.es

7 razones para dejar (o no) tu trabajo

Si tienes claro que no eres feliz en tu trabajo, y que la situación no va a cambiar por más que te esfuerces, quizás es momento de que te plantees si tu tiempo en esa empresa está llegando a su fin y es hora de plantearte nuevos horizontes.

Puede que lleves un tiempo dándole vueltas a eso de montar tu negocio, y que te atraiga dejarlo todo para lanzarte a cumplir tu sueño.

Pero también debes tener en cuenta que emprender no es un camino de rosas y que probablemente no tengas lo que quieres hasta pasado un tiempo.

Por eso, antes de tirarte a la piscina, es el momento de que analices si realmente estás preparado para dar el paso, o si debes ser prudente y tener un poco más de paciencia.

Hoy te invitamos a que hagas un pequeño autoanálisis para decidirlo a través de estas 7 razones para dejar (o no) tu trabajo.

 

¿Es hora de dejar mi trabajo y montar mi propia empresa?

* Eres infeliz. ¿Se te hace un mundo tener que ir cada día a una empresa que detestas? A todos nos da pereza levantarnos y tener que ir a trabajar, pero no hablamos de eso. Nos referimos a un sentimiento que te paraliza, a una desilusión continuada con lo que haces en tu trabajo, a una sensación de vacío y de desmotivación. Si sientes que hace mucho que no disfrutas mínimamente con lo que haces, deberías estar ya buscando una alternativa. ¡La vida es demasiado corta!

* No hay futuro. ¿Has llegado a lo máximo en ese proyecto? Lo habitual es que en el trabajo nos mueva el deseo de superación y de alcanzar nuevas metas. Cuando no ves oportunidad de ascender ni aspirar a más en ese proyecto, es el principio del fin. Quizás puedas aguantar un tiempo si es necesario, pero está claro que esa empresa no tiene mucho que ofrecerte, así que es buen momento para que al menos vayas planteándote el cambio.

* No es un “calentón”. Todos odiamos al jefe en algún momento de nuestras vidas, o sentimos que no se valora suficientemente nuestro trabajo. Pero antes de decirte a dejarlo todo y emprender un nuevo rumbo, debes pararte a pensar con la cabeza fría si es realmente lo que necesitas, o si simplemente estás pasando una mala racha. En este caso no es recomendable dejarse llevar por un impulso irracional, así que mejor piensa muy bien las cosas e intenta que tu decisión sea tan consistente como sea posible.

* Tienes una buena idea. Tus ganas de cambio y de ser “tu propio jefe” deben concretarse y materializarse en una idea de negocio viable. Es el momento de poner sobre el papel todos los castillos en el aire que has ido construyendo, y ver de qué manera hay que pulir tus ideas para que se puedan llevar a la práctica. ¿Tendrá lo que ofreces demanda suficiente en el mercado? ¿Qué aportarás respecto a los competidores?

* Estás preparado. Emprender puede sonar muy atractivo, pero no todo el mundo está preparado para ello. La actitud y ganas que tengas son muy importantes, pero deben ampararse en ciertas habilidades, autodisciplina, conocimientos del sector en el que quieras introducirte, experiencia, contactos, etc. Si no estás aún preparado, conviene que empieces a hacerlo antes de dejar tu trabajo.

* Puedes soportar el fracaso. Si vas a lanzarte a emprender tu negocio, debes tener claro que es posible que no salga bien. Además de tus autocríticas, en ese caso es muy probable que las personas de tu entorno te hagan llegas sus opiniones y juicios, todo el mundo sabrá de repente mejor que tú en qué has fallado, y se apresurarán a hacerte llegar sus valoraciones. Si crees que no vas a poder soportar lo que los demás pienses y digan, lo de emprender no es para ti.

* La estabilidad y la seguridad no son tu prioridad. Emprender no es tan glamouroso como suena, y no es algo que cualquiera pueda llevar a cabo con éxito.Trabajarás más horas que nunca, tus relaciones personales y tu vida social seguramente se verán resentidas, tus ingresos dejarán de ser algo regular y seguro…

Valora si vas a poder mantenerte durante un primer año en el que los beneficios previsiblemente serán inexistentes, y si no es así, quizás te interese no dejar tu trabajo hasta que hayas conseguido que el negocio arranque.

Nadie debería conformarse con un trabajo en el que no es feliz, y si esta es tu situación, te recomendamos que luches desde ahora mismo para poder cambiar cuanto antes. Pero no queremos que te ocurra lo que le sucede a mucha gente, que toma la decisión de emprender demasiado a la ligera, y después surgen las lamentaciones y los fracasos.

Esperamos que estos consejos te puedan servir en cierto modo como guía para decidir si es el momento de lanzarte a por tus sueños, o si esa liana todavía no está suficientemente sólida como para que sueltes la de tu trabajo actual.

¿Estás planteándote cambiar de rumbo profesional? ¿Te gustaría montar tu negocio?

 

Imagen | Andrés Nieto Porras / Sean MacEntee

En Digiworks | Drop Shipping: montar tu tienda online sin riesgo

Lo que nadie te cuenta del fracaso (personal o profesional)

como superar un fracaso

 

Hoy os pido permiso para salirme un poco del registro habitual. Quería hacer un post algo distinto, y espero que no por ello menos útil.

Aunque aquí hablemos cada día de marketing, de social media, comercio electrónico, diseño web y todo lo que nos interesa cuando peleamos en este mundo profesional en que vivimos, ha llegado el momento de, por un día, y si me lo permitís, tocar por un segundo otras parcelas de nuestra vida.

A todos nos han dejado, despedido, o hemos visto cómo un proyecto que nos ilusionaba se venía abajo.

Por eso hoy quiero hablar de fracasos, personales y profesionales. No como algo negativo, sino como parte del aprendizaje que todos tenemos en nuestras vidas.

 

Espero que si te sientes reflejado, te ayude un poquito a encontrar la motivación para levantarte si te has caído, tomar impulso y volver a la carrera. (más…)

Tu idea de negocio: de proyecto a realidad

Idea de negocio emprender

 

 

Muchos nos comentáis que estáis pensando en montar una tienda online o que tenéis una idea de negocio que no sabéis muy bien cómo materializar.

Por eso hoy, además de recomendaros todos los post que dedicamos habitualmente a emprender tu propio negocio, os vamos a dar una serie de consejos para convertir tu idea de negocio: de proyecto a realidad.

Pongámonos manos a la obra. (más…)

Técnicas de creatividad para emprendedores revolucionarios


Tecnicas de creatividad emprendedores

El otro día hablamos de pensamiento divergente y emprendedurismo, citando ejemplos de grandes empresarios visionarios, y planteándonos si se trataba de un arriesgado salto al vacío o de la genialidad de saber diferenciarse encontrando soluciones creativas que otros no ven.

Unas personas son más propensas a la creatividad que otras, pero esto no significa que la creatividad no se pueda entrenar. Si notas ciertos bloqueos a la hora de montar tu empresa online, o de encontrar qué puedes modificar en tu negocio para vender más, te mostramos algunas Técnicas de creatividad para emprendedores revolucionarios. (más…)

Pensamiento divergente y emprendedurismo: ¿salto al vacío o genialidad?

Creatividad Pensamiento divergente y emprendedurismo

En cualquier campo de actividad, la creatividad o generación de ideas nuevas y útiles es de gran importancia para conseguir los mejores resultados. Cuando nos enfrentamos a la creación de un nuevo proyecto empresarial es fundamental que además de un cuidadoso análisis de viabilidad busquemos soluciones innovadoras a problemas o necesidades que no estén siendo adecuadamente satisfechos por el mercado.

¿Cómo hallar estas respuestas creativas, cómo salirnos de lo normal para conseguir innovar con nuestras ideas?

La mejor manera es sin duda eliminando las barreras mentales, y pensando de forma distinta a lo comúnmente establecido. Aunque lo diferente suele suscitar temores y suspicacias por parte del entorno, y muchos se debatan entre pensamiento divergente y emprendedurismo: ¿salto al vacío o genialidad?, si no buscamos la originalidad en nuestros proyectos estaremos condenados a ser un simple pez más en el saturado mar.

Emprender con creatividad y sin miedos

Si tuviéramos que pensar en un emprendedor que se atrevió a pensar diferente y a no dejar que la rigidez del sistema le impidiera dar rienda suelta a su creatividad, podríamos citar el gran ejemplo conocido por todos de Steve Jobs, fundador de Apple. Superando cada uno de los retos que se le iban planteando, Jobs consiguió llegar a donde otros no se atreven, saltando las barreras y dejando atrás con ciertas dosis de genialidad y locura a quienes le tachaban de inconsciente.

Entre los grandes empresarios visionarios que también han logrado destacar gracias a un pensamiento divergente podemos citar, por ejemplo, a Henry Ford, creador de la firma automovilística, que se propuso que cada familia tuviera un vehículo, en una época en la que esto era impensable.

Conrad Hilton, fundador de la cadena hotelera mundialmente conocida, aprovechó las peores épocas de escasez para invertir todos sus recursos en ir adquiriendo poco a poco hoteles, confiando en que los buenos tiempos volverían y la inversión tarde o temprano se rentabilizaría. Seguro que no eran pocos quiénes le cuestionaban…

Empresas como Facebook, Ford, Virgin, Hilton, etc. son el resultado de la genialidad de sus creadores,

que se arriesgaron a pensar de forma diferente

Igualmente cuestionada fue a mediados de los 70 una mujer emprendedora de referencia, Anita Roddick, que vio como el banco que le rechazó el crédito para crear su primer The Body Shop, lo concedió al día siguiente a su marido en las mismas condiciones, por el hecho de ser un hombre.

Algo parecido a lo que le ocurrió a Joanne Rowling, que estaba cobrando un subsidio social cuando por fin una editorial se decidió a publicar su historia sobre un tal Harry Potter. Pero, eso sí, a condición de que se firmara como J.K. Rowling, para que no se notara tanto que se trataba de una mujer.

Al joven Richard Branson, un hippie dispuesto a todo para sacar partido de la movida cultural que se vivía en sus años universitarios, un profesor llegó a augurarle: “Hijo, usted va a terminar millonario o en la cárcel“. Y por suerte para el artífice de la multinacional Virgin, fue lo primero.  

Otro universitario popular por sus locuras fue Mark Zuckerberg, con su “pequeña gran idea” de crear una red para mantener en contacto a los miembros de su facultad, y que le supuso, entre otros, la acusación por parte de Harvard de infringir los derechos de seguridad y privacidad. Sin embargo, como sabemos, no dejó que esto supusiera un freno para el que ha resultado uno de los negocios más rentables de la historia: Facebook.  

5 rasgos comunes de los empresarios visionarios

Aunque pertenezcan a épocas y sectores muy diferentes, entre estos y la gran parte de empresarios visionarios más destacados encontramos una serie de características comunes:

  1. Están dispuestos a correr riesgos, a superar los miedos de “saltar al vacío”

  2. Desarrollan habilidades y experiencias de una forma diferente, conscientes de que toda vivencia puede influir positivamente en un momento posterior

  3. No se conforman con las soluciones obvias, buscan constantemente respuestas alternativas a un mismo problema

  4. Tienen pasión por su campo de actividad, lo que les lleva a la búsqueda de la excelencia y la genialidad en su terreno

  5. No se dejan vencer por las adversidades, sino que encuentran la manera de superarlas creativamente

 

¿Te sientes identificado con alguno de estos rasgos? En el próximo post te damos algunas sencillas Técnicas para desarrollar la creatividad empresarial, que seguro te ayudarán a salirte del camino habitual para encontrar soluciones innovadoras y lograr diferenciarte gracias al pensamiento divergente y la creatividad.

¿No crees que las mejores ideas pueden ser las que aún están por aflorar?

 

Imagen |  opensourceway

En Digiworks | Social Media SEO: ¿nuevo perfil profesional?