Seleccionar página


Una vez hechos el branding y teniendo claras las estrategias empresariales (hablaremos de estos temas de manera relajada en otros posts) deberemos centrarnos en el plan de marketing, pero… ¿sabemos hacer un plan de marketing? Hay aspectos que se están descuidando y que hacen temblar el resultado de estos estudios.

A la hora de crear un plan de marketing no debemos centrarnos en lo que irá bien o hacerlo para la idea que tenemos en mente (el resultado suele ser distinto). Nuestro plan debe tener en cuenta temas como la crisis, plan de rescate, adaptación a diferentes medios y no olvidar el componente humano, ya que no somos máquinas.

De manera indexada tenemos que tener en cuenta varias (miles) preguntas: ¿qué necesitamos saber? ¿cuál es nuestro nicho de mercado? ¿qué producción máxima podemos tener de nuestro producto?, si hay varios nichos, ¿cómo accederemos a ellos? Y quizás la pregunta más importante sea: cuando llegue, ¿cómo me quedo y me hago notar para prosperar?

Cercar nuestro nicho de mercado es inexorable y obligatorio. En este aspecto debemos centrarnos en la edad del posible consumidor, hábitos y posible evolución de nuestro producto en la piel del consumidor. Nuestro producto o servicio debe estar pensado para que sea asequible y práctico.

Dejando de lado nuestro nicho de mercado pero sin perderlo de vista ya que el sector del “cliente potencial” es una parte muy importante. A este tipo de cliente lo debemos ir enamorando a medida que el producto se va haciendo más interesante en el mercado. Esto lo podemos conseguir mostrando las distinta posibilidades del producto a medida que se va conociendo.

Una de mis partes preferidas es la del SWOT donde debemos ser conscientes de la fortaleza, debilidades y amenaza de nuestro producto. Esto no es más que un test que debemos pasar para conocer por dónde nos pueden venir los golpes. Si contamos con formas para evitar golpes tendremos menos problemas en el mercado adulto.

La competencia es algo meticuloso a analizar, comprender y jamás comparar. Ellos hacen su producto y nosotros el nuestro no podemos estar vinculados a sus actos porque el líder es líder porque no contempla la competencia. ¿Qué quiero decir con esto? Que si nuestro producto nace desde la inteligencia y el sentido común, su mejora será impuesta por nosotros no porque otro lo haya hecho.

Por último, la parte de la localización de la producción de nuestro producto es importante. Debemos ligar el nicho de mercado con la geolocalización. Engordar el importe del producto por tener que enviarlo lejos no es un punto positivo. Empecemos desde donde controlemos el terreno y pasemos las primeras pruebas allí. Si esto es así podemos vender a otras producciones lo que hacemos y abaratar costes.

Esto no son todos los puntos para crear un plan de markleting perfecto; esto dependerá de nuestro producto y la capacidad/posibilidad de trabajar; pero si son puntos a mimar y tener muy presentes. Continuaremos con un repaso a estrategias de marketing en próximos post.

Imagen | dmhoro skinnylawyer

En Digiworks | 5 motivos por los que te interesa anunciarte en Google Adwords, y cuánto te va a costar