Seleccionar página


Los mensajes cortos de móvil están a punto de morir. Su elevado coste, su incierta recepción, las redes sociales y las aplicaciones de terceros basadas en redes móviles han creado la frase: R.I.P. al SMS en la empresa (y en la vida real normal).

El caro proceso del sms ha sido el máximo porqué de su muerte. Su precio en megas es de ricos. El sms que puede pesar varios KB y tiene un precio desorbitado. Para que os hagáis una idea: enviar una señal a astronautas es más barato que enviar un sms (precio por KB).

La ansiada llegada de los smartphones (teléfonos inteligentes) y de otros dispositivos como las tabletas que permiten la conexión a Internet por parte de las compañías ha sido casi como escupir al cielo. La apuesta por el “3G para todos” ha hecho que los usuarios opten por una gran gama de aplicaciones basadas en esta red.

Con esto las empresas han aprovechado para dar el salto hacia la era “digital abaratadora” agarrándose a Blackberry Messenger, Live de Microsoft Windows, Skype, Messenger o la multiplataforma WhatsApp permiten enviar mensajes, tanto de texto como multimedia, de forma instantánea y gratuita (o a bajo precio), sustituyendo a los SMS de pago.

Sin duda es un paso al que la crisis nos ha obligado a dar. Es positivo crecer y evolucionar, ahora deberíamos no olvidar las ansias de evolucionar y aprovechar las tecnologías para ahorrar y dar un servicio más rápido, certero y cómodo.

En Digiworks | El Mobile Marketing en España: ¿futuro de la comunicación comercial o moda pasajera?
Imagen | katielips