+34 966 87 37 50 info@digiworks.es
MailerLite Email Marketing for Small Business

[:es]

Los comienzos de toda actividad son intensos, y requieren de toda tu atención para llevar a buen puerto la inversión personal y económica que has realizado en poner en marcha tu empresa.  Seguro que si has emprendido tu negocio hace poco, lo de tomar un descanso te parecerá algo inalcanzable.

Sin embargo, a veces compensa tomar unas merecidas vacaciones, aunque seas un emprendedor incansable, para volver más fresco y despejado a la actividad.

¿Por qué necesito unas vacaciones? Ten en cuenta que una pequeña pausa es conveniente para poder tomar cierta distancia con el día a día, y para poder aflorar esas ideas que el agobio de la rutina no te permite.

Aunque te sientas imprescindible y todopoderoso, ni el mundo se va a terminar porque decidas desconectar unos días, ni tu cuerpo va a rendir lo mismo si no le das algo de tregua.

Analiza si de verdad te compensa más aguantar sin descanso, o parar un poco y tomar impulso.

Señales de alerta: cuando ya no puedes más

El principal síntoma de que necesitas unas vacaciones es la fatiga. Cansancio físico, pero también mental. Cuando sientes que las ideas no fluyen igual, que te cuesta el doble hacer el mismo trabajo, que no eres creativo ni resolutivo como acostumbrabas… No es que estés perdiendo facultades, es que necesitas “vaciar el disco duro“.

Pasar unos días alejado de los asuntos del trabajo, además de relajar tu mente, te permitirá retomar la actividad de forma más productiva.

Además, aunque parezca una paradoja, cuando nos alejamos del entorno habitual, es más fácil detectar ideas nuevas, y dar con mejores soluciones a los problemas y cuestiones que afectan nuestro desempeño diario.

Necesitas vacaciones

Generalmente, en nuestras vacaciones, nos rodeamos de familiares y amigos, entramos en contacto con diferentes situaciones y lugares, y esto puede ayudarnos a descubrir nuevas oportunidades para nuestra empresa, o recibir opiniones que no habíamos tenido en cuenta.

No por mucho madrugar…

A esto debemos sumarle el coste familiar de no tener tiempo para el descanso.

¿Merece la pena trabajar inagotablemente para levantar tu negocio, si eso te impide disfrutar de los tuyos?

Evidentemente, todo requiere un esfuerzo, pero ¿te has planteado hasta qué punto tu sacrificio está justificado? Las cosas que esperas conseguir con tu sobrecarga de trabajo en un futuro, ¿seguro que son mejores que las que te estás perdiendo ahora?

Al menos plantéatelo, valora la importancia de hacer un alto en el camino. Recapitular, ver qué estamos haciendo bien, qué podemos mejorar, y sobre todo analizar cómo podrían irnos mejor las cosas.

 

El trabajo es imprescindible, y una suerte en los tiempos que nos han tocado vivir. Pero también la vida es un regalo frágil y fugaz,  que no deberíamos dejar ir sin aprovechar al máximo… ¿No crees?

 

Imagen | Lorena Blázquez / soukup

Digiworks | Las peores apps del verano (II)[:en]

Merecidas vacaciones

Los comienzos de toda actividad son intensos, y requieren de toda tu atención para llevar a buen puerto la inversión personal y económica que has realizado en poner en marcha tu empresa.  Seguro que si has emprendido tu negocio hace poco, lo de tomar un descanso te parecerá algo inalcanzable.

Sin embargo, a veces compensa tomar unas merecidas vacaciones, aunque seas un emprendedor incansable, para volver más fresco y despejado a la actividad.

¿Por qué necesito unas vacaciones? Ten en cuenta que una pequeña pausa es conveniente para poder tomar cierta distancia con el día a día, y para poder aflorar esas ideas que el agobio de la rutina no te permite.

Aunque te sientas imprescindible y todopoderoso, ni el mundo se va a terminar porque decidas desconectar unos días, ni tu cuerpo va a rendir lo mismo si no le das algo de tregua.

Analiza si de verdad te compensa más aguantar sin descanso, o parar un poco y tomar impulso.

Señales de alerta: cuando ya no puedes más

El principal síntoma de que necesitas unas vacaciones es la fatiga. Cansancio físico, pero también mental. Cuando sientes que las ideas no fluyen igual, que te cuesta el doble hacer el mismo trabajo, que no eres creativo ni resolutivo como acostumbrabas… No es que estés perdiendo facultades, es que necesitas “vaciar el disco duro“.

Pasar unos días alejado de los asuntos del trabajo, además de relajar tu mente, te permitirá retomar la actividad de forma más productiva.

Además, aunque parezca una paradoja, cuando nos alejamos del entorno habitual, es más fácil detectar ideas nuevas, y dar con mejores soluciones a los problemas y cuestiones que afectan nuestro desempeño diario.

Necesitas vacaciones

Generalmente, en nuestras vacaciones, nos rodeamos de familiares y amigos, entramos en contacto con diferentes situaciones y lugares, y esto puede ayudarnos a descubrir nuevas oportunidades para nuestra empresa, o recibir opiniones que no habíamos tenido en cuenta.

No por mucho madrugar…

A esto debemos sumarle el coste familiar de no tener tiempo para el descanso.

¿Merece la pena trabajar inagotablemente para levantar tu negocio, si eso te impide disfrutar de los tuyos?

Evidentemente, todo requiere un esfuerzo, pero ¿te has planteado hasta qué punto tu sacrificio está justificado? Las cosas que esperas conseguir con tu sobrecarga de trabajo en un futuro, ¿seguro que son mejores que las que te estás perdiendo ahora?

Al menos plantéatelo, valora la importancia de hacer un alto en el camino. Recapitular, ver qué estamos haciendo bien, qué podemos mejorar, y sobre todo analizar cómo podrían irnos mejor las cosas.

 

El trabajo es imprescindible, y una suerte en los tiempos que nos han tocado vivir. Pero también la vida es un regalo frágil y fugaz,  que no deberíamos dejar ir sin aprovechar al máximo… ¿No crees?

 

Imagen | Lorena Blázquez / soukup

Digiworks | Las peores apps del verano (II)[:nl]

Merecidas vacaciones

Los comienzos de toda actividad son intensos, y requieren de toda tu atención para llevar a buen puerto la inversión personal y económica que has realizado en poner en marcha tu empresa.  Seguro que si has emprendido tu negocio hace poco, lo de tomar un descanso te parecerá algo inalcanzable.

Sin embargo, a veces compensa tomar unas merecidas vacaciones, aunque seas un emprendedor incansable, para volver más fresco y despejado a la actividad.

¿Por qué necesito unas vacaciones? Ten en cuenta que una pequeña pausa es conveniente para poder tomar cierta distancia con el día a día, y para poder aflorar esas ideas que el agobio de la rutina no te permite.

Aunque te sientas imprescindible y todopoderoso, ni el mundo se va a terminar porque decidas desconectar unos días, ni tu cuerpo va a rendir lo mismo si no le das algo de tregua.

Analiza si de verdad te compensa más aguantar sin descanso, o parar un poco y tomar impulso.

Señales de alerta: cuando ya no puedes más

El principal síntoma de que necesitas unas vacaciones es la fatiga. Cansancio físico, pero también mental. Cuando sientes que las ideas no fluyen igual, que te cuesta el doble hacer el mismo trabajo, que no eres creativo ni resolutivo como acostumbrabas… No es que estés perdiendo facultades, es que necesitas “vaciar el disco duro“.

Pasar unos días alejado de los asuntos del trabajo, además de relajar tu mente, te permitirá retomar la actividad de forma más productiva.

Además, aunque parezca una paradoja, cuando nos alejamos del entorno habitual, es más fácil detectar ideas nuevas, y dar con mejores soluciones a los problemas y cuestiones que afectan nuestro desempeño diario.

Necesitas vacaciones

Generalmente, en nuestras vacaciones, nos rodeamos de familiares y amigos, entramos en contacto con diferentes situaciones y lugares, y esto puede ayudarnos a descubrir nuevas oportunidades para nuestra empresa, o recibir opiniones que no habíamos tenido en cuenta.

No por mucho madrugar…

A esto debemos sumarle el coste familiar de no tener tiempo para el descanso.

¿Merece la pena trabajar inagotablemente para levantar tu negocio, si eso te impide disfrutar de los tuyos?

Evidentemente, todo requiere un esfuerzo, pero ¿te has planteado hasta qué punto tu sacrificio está justificado? Las cosas que esperas conseguir con tu sobrecarga de trabajo en un futuro, ¿seguro que son mejores que las que te estás perdiendo ahora?

Al menos plantéatelo, valora la importancia de hacer un alto en el camino. Recapitular, ver qué estamos haciendo bien, qué podemos mejorar, y sobre todo analizar cómo podrían irnos mejor las cosas.

 

El trabajo es imprescindible, y una suerte en los tiempos que nos han tocado vivir. Pero también la vida es un regalo frágil y fugaz,  que no deberíamos dejar ir sin aprovechar al máximo… ¿No crees?

 

Imagen | Lorena Blázquez / soukup

Digiworks | Las peores apps del verano (II)[:]