+34 966 87 37 50 info@digiworks.es
MailerLite Email Marketing for Small Business

Este es el post número 500 que publico en el Blog de Digiworks. Un número significativo, que me hacía querer escribir algo especial para hoy.

Pero como suele suceder cuando tratas de imponerte algo, el bloqueo se ha apoderado de mí estos días, y no sé si he sabido encontrar una idea digna de ser la protagonista de este número tan especial para mí.

Ni más ni menos que 500 posts, que se dice rápido, pero  que como dice siempre mi padre: “eso ya te da para hacer un libro“.

Así que, bueno, como siempre que me ocurre esto, he pensado que lo mejor es relajarse, darme margen, y simplemente comentar de forma totalmente personal y subjetiva (como suelo hacer habitualmente), una experiencia real, en primera persona, de esas de las que dicen los entendidos del storytelling que son las que más calan en la audiencia.

Por eso, hoy no voy a comentar ningún lanzamiento, analizar ninguna aplicación, hablar de ningún evento ni mencionar ningún estudio. Simplemente te voy a hacer un pequeño recorrido a través de mis 7 pasos para escribir 500 posts y no morir en el intento.

Tómalo como la anécdota de mi experiencia, o bien a modo de consejo si tu interés es crear contenidos para tu blog y crees que puedes aprovechar algo de lo que te cuento.

 

Paso 1: Amar lo que se hace

Una cosa es que te guste escribir, y otra, que estés dispuesto a comprometerte con un flujo de publicación constante. Mantener vivo un blog (ya sea tuyo o de un cliente) es una tarea muy exigente, más de lo que pueda parecer a simple vista. Y si no me crees, prueba a escribir una media de 3 posts semanales durante unos años.

De hecho, son muchos los clientes que cada día me trasladan un mismo problema: “es que tenemos un blog, pero no sabemos de qué escribir…”, “se nos han acabado los temas, y ya no sabemos de qué hablar”. Personalmente, ya me he acostumbrado a escuchar lo de: “yo no sé cómo encuentras ideas para escribir tanto, yo no podría…”. Y la verdad, no es fácil, aunque muchos crean que las ideas llueven del cielo y tú te pones a teclear y en un pispás lo tienes.

Mantener un blog te va a robar mucho tiempo, vas a tener que ser muy constante y aun así, puede que el resultado no siempre sea lo que esperas. Puede que tengas previsto hacer un post en media hora, y te encuentres con que han pasado las horas y sigues atascado. Por eso, lo más importante en mi humilde opinión es que te apasione lo que haces. Porque de esa manera, las horas de dedicación, los bloqueos, la frustración de no haber escrito lo que querías, o de que no haya tenido la aceptación que esperabas… no podrán contigo.

 

Paso 2: Asumir que a veces se gana, y a veces se aprende

Por más que te organices, que planifiques calendario de publicaciones, que trabajes contenidos, que hagas todos los “deberes”, inevitablemente va a haber días en los que no te venga la inspiración, o sientas que todo lo que escribes es basura. Y quien diga que nunca le pasa, miente (o escribe muy poco). escribir blog 2

Hay muchos trucos para superar estos bloqueos: tener algún post “atemporal” siempre en la recámara, aprovechar para publicar un post de un autor invitado, hacer un refrito o actualización de contenidos que has publicado antes, o simplemente, dejar sin publicar ese día. Sé que mucha gente no está de acuerdo con esto último, pero yo prefiero no publicar que publicar algo que creo que no va a aportar nada a quien lo lea. Por más constantes que seamos, pienso que hay que ser realista y asumir que tampoco generamos tantísima repercusión con nuestro blog. Quiero decir, que el mundo va a seguir girando aunque estés un par de días más de lo previsto sin publicar 🙂

Pero recuerda que lo importante es estar preparado moralmente para esos días, aceptarlos y no dejar que empañen tu ilusión y compromiso con el blog.

 

Paso 3: Tener claro ¿por qué deberían leerte?

Escribir un blog, sobre todo cuando es un blog profesional para un cliente, supone estar sujeto a unos temas o contenidos que quizás no sean la bomba de atractivos o interesantes. Aun así, y se trate de lo que se trate, debes esforzarte por ser honesto con lo que publicas. Y con esto me refiero a que aunque el tema sea un horror, lo suyo es procurar que el contenido que creas aporte valor.

Yo siempre me hago la misma pregunta: ¿Informa de algo, explica cómo hacer algo, entretiene? Si no hace ninguna de estas 3 cosas, mejor darle otra vuelta antes de publicar.

 

Paso 4: Ser consciente de ¿qué está pasando aquí?

Está bien que lo que publicas te guste a ti y, en su caso, al cliente para quien lo publicas. Pero no puedes dejar de escuchar la opinión de los públicos a quienes se dirige el contenido. A pesar de que la gente no es muy dada a dejar comentarios o votaciones salvo que seas una gran empresa o una marca reconocida, hay muchas formas de detectar si vamos por el buen camino o no.

Además del feedback que te dará la repercusión que puedas generar en redes sociales o en el propio blog, debes prestar atención a las estadísticas de Analytics: visitas, páginas vistas, porcentaje de rebote, tiempo medio de visita… Y, por supuesto, a la respuesta espontánea. En el caso de Digiworks, por ejemplo, nos gusta mucho que se nos reconozca por lo que publicamos en el blog cuando vamos a distintos eventos. Los comentarios de la gente, sus opiniones y valoraciones nos ayudan también a saber qué tipo de contenidos puede interesar más.

 

Paso 5: Convertirte en Bob Esponja

No, las ideas no caen del cielo mientras gritas: “¡Eureka!”. Especialmente, cuando creas contenido con frecuencia y durante un tiempo prolongado, que llega un momento en que tienes la sensación de que ya está todo dicho.

Ser curioso y no dejar de aprender es básico si pretendes tener temas sobre los que hablar. Puedes leer, seguir otros blogs y publicaciones, asistir a conferencias y eventos, escuchar opiniones, saber qué dicen tus clientes, explorar qué pasa en otros países o sectores… En definitiva: abrir bien la mente y ser una esponja.

La mente es como una especie de trastero, y cuantas más cosas le metes, más cosas tienes cuando abres a buscar algo. Piensa que a veces, de donde menos esperas te acaba viniendo la mejor inspiración.

 

Paso 6: Mirarte un poco con los ojos que te ve tu madre

Es muy posible que tu blog no sea el más seguido de la blogosfera. El nuestro tampoco lo es, pero no por ello tenemos que menospreciarnos. Para que los demás valoren y respeten lo que haces, debes ser tú quien primero se quiera y se valore, y quien esté convencido de que lo que hace merece la pena.

Cada vez que alguien nos dice: “qué interesante el post blablabla, me gustó mucho”, o “me instalé la app de la que hablasteis, y es muy útil”, o “no tenía ni idea de qué era tal cosa, pero me leí el post que publicasteis y lo entendí enseguida”… se nos enamora el alma. Porque no somos ni pretendemos ser el blog de marketing, social media y tecnología más leído, sino simplemente aportar nuestro conocimiento para aportar valor a quienes nos lean, y acercar lo que hacemos al mundo.

 

Paso 7: Abrir horizontes y no cerrarse puertas

No concibas un blog sólo como una fuente de tráfico directo para tu web. Piensa que además de facilitarte vender y optimizar tu posicionamiento en buscadores, también te va a ayudar a mejorar tu imagen de marca y reputación, a acercarte a tus potenciales clientes, a ser más conocido, a abrir puertas a colaboraciones, etc.

No limites lo que quieres conseguir con tu blog, amplía tu visión y las posibilidades se irán abriendo ante ti.

Porque un blog no es sólo un sitio donde escribir, puede ser un punto de partida para algo mucho más amplio. Para mí en particular supone el compromiso de estar siempre al día, la satisfacción de compartir lo poco que sé y que aprendo con todos vosotros, de intentar acercar de la forma más sencilla los temas que nos ocupan, de hacer llegar las novedades en el sector, o simplemente de entretener con historias y ejemplos que voy encontrándome en el día a día.

Y, por supuesto, el placer de poder formar parte del genial equipo de Digiworks, con quienes da gusto poder colaborar y a quienes agradezco enormemente que hayan confiado en mí a lo largo de estos años para esta misión.

Por estos 500 posts y los que vengan, muchísimas gracias a ti por leerme 😉

 

Imagen | Theen Moy / gags9999 / Viewminder / Olga Berrios / Jessica Lucia

En Digiworks | Storytelling en Marketing: ¿cuál es tu historia?

Perdona por la interrupción

Te importaría dejarnos tu dirección email? Asi te enviamos de vez en cuando mas información sobre Digiworks, nuestros productos y compartimos los artículos de nuestro blog.

Muchas gracias!

politica privacidad

comunicacion comercial

Hecho! Muchas gracias por tu subscripción!

Share This