+34 966 87 37 50 info@digiworks.es


 

Hay una frase que me encanta: “Cuando me aprendí todas las respuestas, me cambiaron todas las preguntas“. Y es que por más que la experiencia sea un grado, nunca estamos a salvo de tener que comenzar de cero.

No podemos perder de vista que somos continuos aprendices, y por ello, conviene que estemos preparados para adaptarnos al cambio, ya sea personal o profesionalmente.

¿Quién no se ha visto, por ejemplo, abocado al “mercado de la carne y el ligoteo” tras el fin de una larga relación sentimental?

De pronto, algo que te era totalmente ajeno como tratar de ganar nuevos “seguidores”, se convierte en tu nuevo día a día, y te toca aprender a golpe de ensayo – error.

Porque el mercado, como sabemos, está en constante evolución, los gustos y exigencias del consumidor cambian continuamente, y de pronto te vas dando cuenta de que técnicas que creías infalibles, hoy ya no son válidas, se han quedado obsoletas y te toca hacer un intensivo para recuperar tus habilidades…

Como en el mundo de la empresa, como en la vida misma.

¿Cómo volver a ligar tras años de sequía? ¿Cómo hacer que “tu marca” vuelva a ser una Lovemark?

Veamos algunas recomendaciones para volver a ligar, desde el punto de vista empresarial o sentimental.

 

Análisis DAFO

En el terreno empresarial, debemos preocuparnos antes del mercado que de nuestra oferta, pero en el caso de que la “Lovemark” en potencia seamos nosotros, el análisis debe comenzar por uno mismo.

Es muy difícil “venderse” si uno no se conoce suficientemente bien. Aunque creas que te conoces, ten en cuenta que el paso de los años te ha cambiado, te ha hecho relajar algunos aspectos en los que antes te exigías mucho más, y valorar cosas a las que antes quizás no dabas tanta importancia.

Así que analízate a conciencia, detecta cuáles son las fortalezas que aumentan tu atractivo, y qué debilidades debes trabajar para que no te hagan menos “deseable”.

Una vez tengas esto claro, llegará el momento de mirar hacia afuera, y estudiar cómo es el mercado. Las cosas ya no son como eran, y ahora tendrás que ocuparte de una competencia feroz que amenaza tu oferta, y detectar el hueco de mercado en el que hay oportunidades para ti.

 

Conocer a tu público objetivo

Cuanta más información tengas sobre cómo es el público a quien te diriges, mejor podrás presentar “tu oferta” para que resulte lo más interesante posible.

Si algo pueden ayudarnos nuestros conocimientos sobre marketing de contenidos y posicionamiento en estos menesteres, es sin duda que la mejor manera de alcanzar a tu público objetivo es ofreciéndole lo que necesita y llamando su atención.

Ganar una posición privilegiada en el corazón de tus pretendientes sólo es posible si atraemos su interés mostrando un aspecto que nos haga diferentes, acercándonos a sus necesidades, mostrándole cómo podemos satisfacerlas, y si nos presentamos convenientemente como la mejor propuesta, potenciando nuestras fortalezas y minimizando nuestras debilidades.

Parece sencillo, pero no todo el mundo tiene la habilidad suficiente para hacerlo.

 

El momento de la verdad

Si tras hacer todos los deberes descubres ciertos signos de interés por parte de algunos “potenciales clientes”, ¡bingo! Es hora de que empieces a prestarles una atención especial, a desarrollar una estrategia cada vez más a medida y a focalizar tus esfuerzos para hacer que ese interés se convierta en amor verdadero.

El nuevo comienzo está ante ti, pero recuerda: no te relajes demasiado, porque

en cuanto creas que sabes todas las respuestas, te cambiarán de nuevo todas las preguntas y tocará empezar de nuevo.

¿Es tu marca una Lovemark? ¿Qué valores ofreces que te hagan “diferente”?

 

En Digiworks | Lovemarks: cómo conseguir que adoren tu marca / Neuromarketing: cómo hablarle al subconsciente de tus clientes