Seleccionar página


Tal vez en estos tiempos de crisis y donde el trabajo de cualquier tipo escasea, mucha gente, sobre todo de una corta edad se ha planteado muchas veces la pregunta que recogemos en el título o tal vez le haya dicho en algún momento a su madre “Mamá, quiero ser emprendedor”.

Un Emprendedor es una persona que enfrenta con resolución situaciones difíciles. Específicamente en el campo de la economía, negocios o finanzas, es aquel individuo que está dispuesto a asumir un riesgo económico para alcanzar unos objetivos a largo plazo. Desde este punto de vista, el emprendedor es aquel que identifica una oportunidad de negocio y organiza los recursos necesarios para ponerla en marcha.

Mucha de esta gente que desea emprender y poner en marcha su propio negocio olvida lo difícil que es encontrar trabajo en estos tiempos pero que en ocasiones aún es más difícil conseguir levantar, con éxito, su propio negocio y los problemas que trae consigo.

 

¿Cúal es el perfil del emprendedor?

Si pudiéramos radiografiar a un emprendedor de una manera meticulosa, rápidamente nos saltarían a la vista algunas de las características más importantes y que podrían ser con casi total seguridad las siguientes:

 

  • Los emprendedores suelen tener iniciativa propia, determinación, y con ello ven oportunidades de hacer dinero y desarrollar un proyecto empresarial. Perciben menos frenos a la hora de conseguir montar su proyecto de negocio.

 

  • La gente normalmente es más conformistas respecto a su situación laboral pero una persona con actitud emprendedora tiene afán por conocer sus límites y saber hasta dónde es capaz de llegar. Disfrutan de los desafíos y saben controlar los riesgos. Su proyecto empresarial no deja de ser una prueba de superación y una forma de comprobar hasta donde es capaz de llegar con esa idea y sin ninguna duda existe un camino, el éxito.

 

  • Si conoces algún emprendedor sabrás de su tenacidad y constancia, es difícil verles rendirse o escucharles alguna palabra de desánimo. Siempre buscan llegar al objetivo final, aunque en ocasiones el camino no sea un valle de rosas.

 

  • Son triunfadores natos, nacen con un gen diferente a los demás que les permite desear a cada paso que dan el éxito y el triunfo, son positivos por naturaleza y les define un carácter que rebosa de fuerza y motivación, son de otra pasta.

 

  • No es una norma general pero suelen ser personas muy creativas y que tienen facilidad para inventar o idear cosas. En ocasiones se dejan guiar demasiado por sus ideas creativas pero poco prácticas o beneficiosas.

 

  • Su determinación y competitividad suele sobresalir por encima del resto de personas y eso les permite tener la energía y decisión suficiente para desarrollar tareas complicadas y con un grado de dificultad elevado.

 

  • Son independientes, carismáticos y les motiva trabajar solos y para sí mismos, de ahí el afán en montar su propio proyecto y no tener que depender de nadie. Cuando un verdadero emprendedor depende de alguien que coarta sus ideas, creatividad y determinación suelen surgir los problemas y las frustraciones.

 

Si conoces algún amigo o conocido que haya iniciado su propio proyecto trata de comprobar cuantas de estas características posee y si su éxito profesional se debe principalmente a su manera de trabajar y a su personalidad apasionada y emprendedora.

 

Opinando libremente

Tal vez te pueda resultar difícil identificar en ti mismo alguna de estas características pero si te paras a pensarlo seguramente podrás llegar a saber si eres o no un verdadero emprendedor. Si solo posees algunas de las características que hemos visto arriba, no desesperes, no hace falta tenerlas todas para llegar a ser un gran emprendedor, tal vez con una o dos y con muchísimo esfuerzo puedas llegar a triunfar en tu propio proyecto personal.

 

Imagen | jonlclark

En Digiworks | Wunderlist para gestionar tus tareas pendientes desde cualquier lugar