+34 966 87 37 50 info@digiworks.es



quiero ser emprendedor

Peggychoucair / Pixabay / Quiero ser emprendedor

 

Tradicionalmente, la respuesta a “Mamá, de mayor quiero ser emprendedor”, ha sido “Anda calla, y estúdiate una oposición como Dios manda”. No en vano en España, la tasa de emprendimiento entre los menores de 25 años es de sólo el 4%, frente a países, como por ejemplo Estados Unidos, con un 60%.

¿Es el carácter español poco dado a los riesgos?

A la luz de los datos, podríamos decir que sí. Culturalmente, nuestras familias nos han inculcado que el objetivo de nuestra vida laboral era tener un trabajo fijo y aferrarnos a él, pasara lo que pasara. De hecho, sorprende ver las aspiraciones a trabajar en el sector público de nuestros recién titulados, más motivados por una supuesta estabilidad laboral que por desarrollar las habilidades personales o sentirse realizados como profesionales.

Aprovechando la crisis

Por suerte o por desgracia, la crisis económica nos está enseñando a marchas forzadas que la estabilidad es susceptible de desaparecer en cualquier sector, y que en este entorno, no podemos quedarnos de manos cruzadas esperando que la solución venga a nosotros. La salida, quizás sea comenzar a apreciar la crisis desde la perspectiva japonesa, como la unión de peligro y oportunidad, tratando de que sea una vía abierta al cambio en nuestras mentes y en nuestra sociedad. Si algo positivo hemos de sacar de todo esto, es que la gente abocada al paro parece que empieza a cambiar el chip y a ver en el autoempleo una solución factible a una situación que parece no tener otra salida.

“Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad”

Confucio

Dificultades actuales para emprender

Darse de alta como autónomo es la fórmula más sencilla a la hora de comenzar un negocio. El problema es que, aun cuando la conciencia social está modificándose, seguimos encontrándonos con grandes trabas por parte de la Administración.

A este respecto, señalamos el estudio que ha realizado esta semana el diario El Pais con algunos de los emprendedores más destacados de los últimos tiempos (puedes leerlo completo aquí).

Las dificultades actuales para emprender señaladas de forma unánime por los expertos en el mencionado estudio son:

Falta de flexibilidad en la contratación

Necesidad de dinamizar los sistemas de crédito

Excesivos trámites burocráticos a la hora de iniciar un negocio

Peticiones de flexibilización del mercado laboral que siempre conducen a la polémica sobre la pérdida de garantías sociales que puede conllevar, y con la que el Gobierno que gane las próximas elecciones deberá enfrentarse.

¿Cómo incentivar el autoempleo?

Sea cual sea nuestra postura, en lo que parece que todos podemos estar más o menos de acuerdo es en la necesidad de que el sistema se adapte a los nuevos tiempos. Puesto que el empleo que se está generando viene de mano de los pequeños emprendedores que se están lanzando al río revuelto con la esperanza de una pesca suficiente, sería importante incentivar esta vía, en lugar de poner impedimentos.

Quizás una simple medida como que los autónomos tributaran en función de sus ingresos, haría algo más atractivo el camino del emprendedurismo, ya que en muchísimos casos, la caída de la actividad está haciendo inviable mantener los gastos fijos y muchas buenas oportunidades están quedando sin aprovechar.

El camino de emprender un negocio propio, parte de una buena idea, de unas habilidades como emprendedor adecuadas, de un momento propicio en un lugar idóneo, pero también de cierto apoyo por parte de la Administración.

Si ya no confiamos en que los políticos nos saquen de la crisis, al menos debemos poder creer que no nos van a entorpecer en el momento en que somos nosotros quienes nos decidimos a tomar la alternativa, ¿no?

Como emprendedor, ¿qué dificultades encuentras en la puesta en marcha de tu idea de negocio?

 

En Digiworks | Las profesiones 2.0: la última Coca-Cola del desierto (I)