+34 966 87 37 50 info@digiworks.es
MailerLite Email Marketing for Small Business

En el artículo anterior vimos algunos ejemplos de marcas que levantan pasiones, y gracias a ello, encuentran su posicionamiento en el mercado más allá de la lucha por precio. Hoy, pasaremos a la acción para convertirnos en lovemarks: cómo conseguir que adoren tu marca.  

El futuro más allá de las marcas

Kevin Roberts, en su libro Lovemarks, habla del secreto para convertirse en una marca amada por su público: “Para que las grandes marcas puedan sobrevivir, necesitan crear lealtad más allá de la razón. Ésa es la única forma en la que podrán diferenciarse de las millones de insulsas marcas sin futuro”.

El planteamiento consiste en pasar del posicionamiento en la mente de los consumidores, a ganarnos un lugar en su corazón.

Según indica el autor, la clave consiste en utilizar 3 ingredientes: el Misterio, la Intimidad y la Sensualidad. O lo que vendría a ser la sorpresa e innovación, la cercanía y empatía con nuestros clientes, y la atracción, dando respuesta a sus deseos y seduciendo al público con nuestro buen hacer.

Del compromiso con estos tres conceptos surgen las Lovemarks, o marcas adoradas, que son el verdadero futuro de las marcas.

Conseguir que nos respeten y que nos amen

Desde el simple producto indiferenciado hasta la marca adorada, encontramos distintos conceptos en los que podemos ser clasificados:

  1. Productos: Son bienes o servicios que se consumen por pura necesidad, y que no pasan a un plano emocional, puesto que ni se aman ni se respetan.
  2. Marcas: Son entidades que se reconocen y respetan, pero no tienen por qué pasar a un vínculo amoroso con el consumidor.
  3. Furores: Marcas intensamente amadas durante un tiempo determinado, que luego se olvidan. Son más una moda que una entidad respetada en el tiempo.
  4. Lovemarks: Son aquellas marcas que logran ser respetadas y amadas, que consiguen una lealtad por parte de los usuarios más allá de la razón.

Seduciendo a nuestros públicos

¿Cómo conseguimos pasar de la cabeza al corazón? Algunos caminos para llegar a ello son:

  • Dotando a nuestra marca de un carácter que la identifique, y con el que las distintas audiencias puedan sentirse identificadas.
  • Aportando experiencias y vivencias a nuestros clientes, más allá de nuestros productos, que fortalezcan el lazo emocional con ellos.
  • Escuchando a nuestros públicos, como única forma de conocerlos y saber qué desean.
  • Respondiendo con empatía a sus necesidades.
  • Comprometiéndonos con la calidad y la excelencia en el servicio.

Enamorar a un cliente, igual que enamorar a una persona, no es algo que se produzca de forma instantánea. La actitud que mantengamos, y los pequeños esfuerzos en la dirección adecuada, serán los que distingan a aquellas empresas cuyo fin es “sacar el dinero” a sus clientes, de aquellas que desean establecer relaciones duraderas más allá de la venta puntual. Como decíamos en el artículo Marketing Relacional: del lío de una noche, al noviazgo duradero.

Antes de pretender que se comprometan con nuestra marca, debemos escuchar a nuestros públicos, atender sus necesidades, y seducirles con aquello que nos hace especiales.

¿Cuáles crees que son tus armas para convertir tu marca en objeto de deseo?

Imagen | anetz / Lorena Blázquez

En Digiworks | Técnicas de seducción para pymes

Perdona por la interrupción

Te importaría dejarnos tu dirección email? Asi te enviamos de vez en cuando mas información sobre Digiworks, nuestros productos y compartimos los artículos de nuestro blog.

Muchas gracias!

politica privacidad

comunicacion comercial

Hecho! Muchas gracias por tu subscripción!

Share This