Seleccionar página


 

No todo va a ser multinacionales, vídeos virales con miles de millones de visitas, campañas dedicadas al sector de edad que acompaña las primeras ingestas de alcohol o un señor disfrazado de armadillo con arte y buen salario. También debemos ver la publicidad vista desde el bar de la esquina.

Centrarnos siempre en lo llamativo, en lo grande o en lo colorido nos hace no ver los pilares de la publicidad. Estos pilares son tan importantes como la creatividad o el diseño, y por supuesto, van antes que una bonita idea. Estos pilares representan la publicidad tal como la conocemos y van desde hace miles de años hasta como el bar de siempre, nos llama la atención con una nueva forma de comunicación.

¿Hay mejor publicidad que la que muestra cómo es nuestra empresa? Un bar es un lugar donde todo lo que se hace se ve. Es publicidad en estado puro. El trato, la higiene, la decoración, las formas de expresar lo que se desea e incluso la fachada componen un cuadro digno de publicidad que se debería estudiar en la universidad.

Aprovechemos la ingente cantidad de visitas (y hectolitros de cerveza) hechas a estos lugares para aprender y así usar estas técnicas. El mayor ejemplo, y el que siempre tengo en mente, es la decoración. Este aspecto me habla de su producto; si en las paredes podemos ver chistes en pizarra veremos la informalidad de bar, comprenderemos su inclinación hacia unos decibelios altos y notaremos como la amistad recorre el lugar. Esto es cercanía.

Al contrario, si vemos cuadros sobre una pared de color oscuro y cargado de decoración aterciopelada, comprenderemos que la seriedad y el poder de la cartera debe premiar. ¿Por qué no aplicamos estos detalles que estamos cansados de ver (algunos, como nuestro jefe, a diario)?

Crear una campaña de publicidad a largo o corto plazo debe ser algo pensado. Y no es tarea fácil, pero si captamos la sencillez de un bar y la aplicamos podemos tener un beneficio rápido y semejante al de un local de restauración. Por ejemplo: si queremos llegar mediante redes sociales a un sector como el del consumo de piezas para coches, podemos optar por el bar sencillo. Crear un perfil en Twitter que de asistencia al cliente de manera profesional, pero decorando el día a día con imágenes inusuales que nos muestren el estado de motores o aberraciones en coches de gente despistada.

Este es el factor que haría distinta al uso de una red social, de una empresa que quiere llegar al cliente, oírlo y dar soluciones; que al fin y al cabo, es su trabajo y su fuente de ingresos. ¿Conocéis a algún negocio que haga esto? Vamos a por él.

Este post no termina aquí, haremos revisiones y mostraremos cómo sacar partido de gestos habituales, situaciones cotidianas y mostrar cómo sacarle provecho a lo normal para hacerlo distinto. No hace falta una gran campaña para ser el mejor, hace falta estar cerca del consumidor y hacer que se sienta escuchado.

Imagen | zipckr
En Digiworks | Facebook lanza un servicio de videollamada con Skype (el as en la manga frente a Google +)