Seleccionar página
MailerLite Email Marketing for Small Business


Si en el anterior post hablábamos de la gamificación, como la tendencia a aplicar las técnicas de los juegos a otras áreas, hoy nos centraremos en distinguirla de otras actividades de este mismo ámbito: Gamification, advergaming, in-game advertising, transmedia… ¿en qué se diferencian?

¿Qué no es gamification?

El hecho de que el concepto de gamification esté relacionado con el mundo de los juegos, hace que pueda haber cierta confusión con otras técnicas que se emplean habitualmente, como pueden ser: advergaming, in-game advertising o transmedia.

Veamos en qué consiste cada uno de estos conceptos, para clarificar en qué se diferencian de la  gamificación

¿Qué es el Advergaming?

El advergaming es una aplicación lúdica creada expresamente para promocionar un producto o marca. Para realizar advergaming, la marca encarga a una empresa desarrolladora la creación de un juego, en el que tomará un papel importante al aparecer representada, además de ser quien lo financia. El objetivo: ganarse la simpatía del usuario.

Podemos ver un ejemplo de Advergaming en la web de Magnum, a través del juego ¿Buscas placer?, en el que el jugador debe ir guiando a la protagonista por distintos escenarios obteniendo el máximo de recompensas posible.

Además de las webs corporativas, las marcas han encontrado en las redes sociales como Tuenti o Facebook un lugar ideal para llegar a su público objetivo mediante el desarrollo de juegos. Algo en lo que Coca Cola lleva mucho tiempo creando comunidad.

El advergaming es un buen aliado para mejorar la percepción de la marca, y fidelizar a los clientes. La inversión que requiere dependerá de las características de la aplicación, pero hoy en día podemos encontrar empresas desarrolladoras con precios bastante asequibles.

El principal esfuerzo, será de marketing, para poder llegar a los clientes. En contrapartida, retenerlos y fidelizarlos puede resultar bastante efectivo a través del advergaming.

¿Qué es el In-Game Advertising?

El In-Game Advertising es un intento de adoptar el estilo de la publicidad en televisión al mundo de los juegos, generalmente de juegos de elevado presupuesto.

Aunque pueda parecer que los juegos no son un medio de difusión tan masiva como pueda serlo el realizar un spot en televisión, ofrecen a los usuarios una experiencia atractiva y personalizada, gracias a la cual se obtiene un buen índice de recuerdo de la marca y un elevado nivel de compromiso.

Pensemos, como ejemplos de in-game advertising los anuncios insertados en un videojuego de fútbol tipo Fifa, en los que en las vallas del estadio aparece publicidad de marcas reales, que pagan por aparecer, o aquellos en los que tienen lugar persecuciones en medio de una ciudad, en la que aparecen de forma natural anunciantes reales.

Aunque traten de insertarse anuncios en el contexto del juego de la manera más “real” posible, los anuncios que aparecen en los juegos se diferencian bastante de los emitidos por televisión. La aceptación por parte del público, y la eficacia, son mayores en la publicidad de los juegos.

Si hace unos años la in-game advertising parecía la revolución definitiva en el mundo de la publicidad, la aparición de las redes sociales y de los juegos sociales han cambiado sustancialmente el panorama.

¿Qué es el Transmedia?

El transmedia consiste en integrar experiencias de entretenimiento en torno a una misma historia (basada, por ejemplo, en una película, una novela, una serie, etc.) a través de distintas plataformas de medios. Se trata de sumergir al público en el universo de la historia, proporcionando una experiencia completa y coordinada, a través de distintos soportes.

Encontramos un ejemplo de transmedia en la popular serie Lost. Además de emitirse la serie por televisión, se lanzó un juego en el que se completaban claves del argumento, así como un libro que marcaba otras pistas interesantes en el desarrollo de la historia.

Hoy en día es fácil encontrar lanzamientos de videojuegos en torno a películas como, pongamos, Harry Potter, Avatar, El Señor de los Anillos, y gran parte de las destinadas al público adolescente, especialmente.

La premisa básica del transmedia es, en lugar de contar la misma historia a través de diferentes medios, utilizar esos canales y sus comunidades para enriquecer y completar elementos diferentes de la misma.

Por ello, su éxito está basado en gran parte en la fragmentación de la narración, que extiende la longevidad de la historia. Y además, aporta interactividad a un producto (película, libro…) que en un principio no era interactivo.

¿Por dónde empezamos?

Como vemos, en realidad son técnicas bastante diferentes entre sí, todas ellas con un punto en común, pero con características particulares, lo que hará que nos decantemos por una u otra,  o incluso una combinación de ellas en función de nuestras necesidades.

De cara a beneficiar tu negocio, ¿ves interesante ofrecer un aspecto lúdico a tus clientes a través de alguna de las técnicas que hemos comentado?

Imagen | Halle Stoutzenberger

En Digiworks | Gamification: cuando jugar no es sólo cosa de niños