Seleccionar página


 

Cuando abrimos una empresa con ilusión y sobre todo ganas, pensamos que todo irá bien pero debemos preguntar una par de cosas: ¿existes? Sí ¿Te ven? No. Conocer las herramientas que nos ofrece Internet es crucial para despegar de la invisibilidad.

La forma de mostrarnos al mundo, aunque seamos un negocio 100% off-line como una tienda de fruta o quizás un taller de sastres, deben seguir las mismas pautas. Respetar unas reglas y seguir las trazas es necesario para cruzar la meta que nos propongamos.

Antes de lanzarnos a imprimir papeles y pegarlos con cuidado para evitar multas debemos pensar en lo que nos rodea; habitualmente son amigos. Estas personas tienen un gran poder colectivo: el boca a boca. Sin duda es la publicidad más efectiva, rápida y generosa que hay (también la más despiadada).

Para conseguir este simple hecho debemos buscar un “gancho” sencillo. Podemos salir con ofertas normales pero con una presencia sin igual. Decorar una realidad es la mayor ventaja de que sea eso, una simple realidad. Os pongo un ejemplo: vender unos pantalones es algo relativamente fácil (para mi es realmente complicado) pero hacerlo bajo una campaña que muestre a un ser distinto aprobándolos y diciendo que son tan especial que unos pocos podrán llevarlos puesto.

Esta campaña (algo precaria) nos muestra que con simples gestos podemos destacar en esta guerra continua de publicidad y necesidad de captar la atención del lector, el transeúnte o aquel que piense que no se debe comprar unos pantalones. En un próximo post hablaremos de como hacer visible nuestra empresa de manera on-line de manera sencilla y gratuita.

En Digiworks | Impacto del boca a oreja en internet: Google manda
Imagen | Orse