Seleccionar página
MailerLite Email Marketing for Small Business

 

¿Cuántas veces hemos entrado en una Web y hemos visto que lo que hay es aire virtual? O, ¿cuántas veces hemos estado cómodamente en nuestras casas y hemos querido acceder a una Web de una empresa desde un terminal móvil y nos ha sido imposible debido al flash? ¿Es nuestra Web un escaparate inmóvil o es una página práctica?

Debemos tener en cuenta que nuestra Web es, a la vez, una tarjeta de presentación que funciona sin comprender horarios ni nacionalidades y un lugar por donde aumentar nuestra rentabilidad económica hasta límites insospechables. Y ni que decir tiene que podemos usarlo como trampolín para mostrar al mundo nuevos productos.

Para optimizar nuestra Web, Google nos ofrece su herramienta. Esta es una herramienta gratuita y cómoda. En pocos minutos podemos saber si Google ve bien nuestra página. Pero, ¿Google es un potencial usuario de nuestro negocio? No. Sólo es un algoritmo cargado de ecuaciones creadas por matemáticos con dos jefes poderosos. Otra opción es optar por empresas como Digiworks donde su profesionalidad queda impresa en cada trabajo.

Hagamos una parada y pensemos. La productividad de nuestro sitio Web debe nacer desde la inteligencia y el sentido común. Elegir a qué publico debe ir dirigido la interfaz de nuestra Web es más importante que meter su URL en el examen de Google. O escoger la disposición de los colores y botones debe ser más importante que presentar una Web ante Google cual novia mojigata.

No sólo de redes sociales vive el hombre. La Web de la empresa puede (y debe) mostrar a tiempo real lo que hacemos. A este site podemos enlazar un blog donde mostrar la cara más humana de la empresa, el cómo se hacen los productos que más tarde venderemos.

Las técnicas más fructíferas no están en los grandes eventos de los Communitys Manager, ni en las reuniones para comer y beber de empresas, están en el día a día, en la inteligencia y en la inquietud. Google es sólo un gigante al que seguimos porque es grande y azul, pero… ¿por qué no le plantamos cara?

Imagen | Mario Carvajal
En Digiworks | Cómo puede ayudarte a vender más el comercio electrónico (I)