+34 966 87 37 50 info@digiworks.es


Queridos amigos que estáis decidiendo qué hacer con vuestro futuro profesional: si habéis estudiado Informática, o bien os apasiona el mundo de la tecnología, os sugiero una alternativa que parece estar a la orden del día: desarrollo de aplicaciones web: la profesión de más proyección actualmente. O, como mínimo, una de las que más.

Las aplicaciones o apps, son herramientas creadas para plataformas concretas (móvil, Tablet, etc.) y tienen la gran ventaja de adaptarse y aprovechar las características de cada dispositivo. Esa versatilidad es lo que ha hecho que las apps  hayan representado un auténtico boom, en el que muchos ven la última Coca-Cola del desierto.

Según el último informe de The App Date, en España se descargan 1.400.000 aplicaciones al día. La mayoría representan aplicaciones para ordenador, pero no debemos perder de vista las cifras de los smartphones, que ya se encuentran bastante cerca.

Las tendencias indican que las aplicaciones van ganando terreno a la web. De hecho, suponen una media de uso de 82 minutos por día, frente a la web, cuyo uso medio diario es de 76 minutos. Incluso hay quien pronosticaba hace tiempo la muerte de la Web

¿Qué tiene el negocio de las apps?

Las web y mobile apps son productos con un alto componente de diseño, y relativamente rápidos de desarrollar. Por ello, en el prometedor mundo de las aplicaciones los pequeños desarrolladores encuentran la posibilidad de competir prácticamente de tú a tú con las grandes corporaciones.

Una buena idea, unida a conocimientos de desarrollo, permiten vender directamente al usuario final, o a la plataforma intermediaria, generalmente las appstores. Las más relevantes soniTunes en el caso de Apple, y Android Market para Android. Distribuir una aplicación a través de ellas es tan simple como delegarles la distribución virtual al usuario, encargándose también de la transacción comercial (cobro, pago) a cambio de un porcentaje sobre la venta de la app que varía según la plataforma. De esta manera, no es necesario disponer de una estructura propia de promoción y distribución.

Lo realmente importante para poder competir en este terreno es la creatividad, la innovación,  y la capacidad de adaptación, lo que hace que muchas veces el pez chico pueda plantar  cara al grande.

El problema es la brutal competencia que existe, ya que en un mercado donde cada día surgen miles de nuevas aplicaciones, es más complicado poder diferenciarse.

La enorme ventaja: la gran escalabilidad del producto, es decir, con una mínima inversión inicial fija, los ingresos pueden aumentar de forma exponencial, en un mercado que además está en constante crecimiento.

¿Está mi futuro en el negocio de las apps?

Si algo juega en tu favor, es que el mundo del desarrollo de aplicaciones es todavía bastante joven, por lo que apenas existen expertos. La mayoría de desarrolladores son jóvenes de en torno a 25 años, y muchos están finalizando sus estudios.

La carencia de profesionales de esta rama, hace que sean muchas las empresas que cada día publican ofertas de empleo relacionadas con el desarrollo de aplicaciones, por lo que puede brindar grandes oportunidades a quienes están buscando su hueco en el mercado laboral.

En el próximo post te contamos las características del trabajo de desarrollo de aplicaciones y qué necesitas para poder trabajar como desarrollador de apps.

¿Has pensado si tu futuro profesional puede estar relacionado con el mercado del desarrollo de apps?

Imagen | Chris Radcliff

En Digiworks | Clear: app para organizar tus tareas de forma intuitiva