Seleccionar página


mejorar proceso de desarrollo de proyecto webCuando contactamos por primera vez con un cliente, a veces viene con una idea predeterminada de lo que quiere para su página web, pero esta idea no se suele ajustar a la necesidad real, no está lo suficientemente completada u orientada hacia el usuario o no es la opción que mejores resultados puede aportarle. Por ello, es imprescindible guiarle en todo momento para evitar tener que dar pasos en falso, y perder tiempo y esfuerzo en corregir cosas innecesariamente. La estructura clásica de una web, con páginas de Inicio, Servicios, Empresa y Contacto ha sido sobradamente superada en estos años por webs con estructuras mucho más usables y ricas donde la información se distribuye de  modos diversos y donde los distintos usuarios ven satisfechas multitud de necesidades diferentes. Antes de empezar a trabajar debemos preguntarnos ¿cómo podemos mejorar el proceso desarrollo de un proyecto web?

 

 La información siempre será poder

Antes de emprender cualquier proyecto web deberemos empaparnos de la mayor información posible referente a la empresa o web que nos encarga el trabajo, su entorno, su competencia, productos o servicios que ofrece, públicos a los que se dirige (cliente final, distribuidores, prescriptores, etc), metas que desea alcanzar con dicha web, etc. Muchas veces enviamos al cliente un briefing solicitando dicha información, pero por norma general, la información que nos pasan nunca es lo suficientemente completa, o en ocasiones se olvida nuestro mail en la carpeta de correos recibidos. Por lo que deberemos recabar todos esos datos antes de meternos en materia. Esta información debemos recopilarla en las primeras reuniones con la empresa y posterior fase de estudio y contactos (por teléfono, chat, cenas, Skype…) mientras planificamos el desarrollo.

 

Organización y estructura web

Una de las fases más cruciales a la hora de desarrollar un sitio web es la definición de la arquitectura de la información, navegabilidad o conexiones entre sus páginas. Esta tarea consistirá en estudiar qué tipo de información incluiremos, cómo lo haremos y dónde, para maximizar la usabilidad y ubicabilidad (e indexabilidad) en el universo de la red. Cuanto más clara y definida esté esta fase, más posibilidades de éxito tendrá nuestro sitio web. Por un lado, el tema de la usabilidad está relacionado con que el usuario encuentre el contenido aportado de utilidad y que encuentre lo que busca de un modo claro, rápido y sencillo sin perderse en un mar de información sin interés aparente para él y acabe abandonando nuestro site. El tema de la ubicabilidad hace referencia a la característica de ser encontrado en buscadores como Google, Yahoo y Bing. El tema del posicionamiento en buscadores lo tocaremos en próximos posts por su gran importancia a la hora de la consecución de los objetivos de un sitio web.

 

Metas y objetivos

Nuestro cliente deberá dejar muy claro desde el primer momento qué objetivos estratégicos busca alcanzar con la web (ventas, registros, inscripción, descarga, etc). Dentro de la planicación de la web deberemos identificar los usuarios potenciales que llegarán a nuestra web y la información que esperarán encontrar en ella, y de qué forma interactuarán con la web. Podemos ir depurando esta definición según avancemos en el proceso para implementar el sitio y aumentar las posibilidades de éxito y conversión. Una vez tenemos clara la arquitectura que tendrá la web y los objetivos estratégicos a cumplir, marcaremos las acciones tácticas concretas a realizar para la consecución de los objetivos estratégicos (creación de catálogo de productos, página FAQs, chat online, etc.) Realizaremos el diseño de la home y demás páginas mediante la creación de prototipos que luego se traducirán en las plantillas correspondientes a cada página. Con los prototipos nos será más fácil ser conscientes de la arquitectura y las funcionalidades de la web. Podremos realizar pruebas con usuarios para descubrir puntos fuertes y débiles y posibles mejoras antes de meternos con el diseño puro y duro.

Una vez hayamos pasado por todas las fases, recopilación de información, estudio y definición de la arquitectura web, marcación de objetivos estratégicos, marcación de acciones tácticas y prototipado de la web, podremos ponernos manos a la obra con el diseño web, programación y promoción y social media marketing. En todas las fases deberá haber tareas de testeo que nos permitirá averiguar si vamos por el buen camino o si deberemos realizar alguna acción correctora para mejorar la experiencia del usuario.

 

Imagen | Stormtroopers 365