+34 966 87 37 50 info@digiworks.es
digiworks

plan de contenidos

Si el otro día hablábamos sobre si el Marketing de Contenidos en España es importante, hoy nos centraremos en aportar algunas claves para saber cómo crear un Plan de Contenidos para nuestra empresa.

Como hemos tratado en alguna ocasión, una de las principales labores de un Community Manager es crear y publicar contenidos que aporten valor a sus públicos y dinamicen la presencia de la marca en redes sociales. Pero ello no debe realizarse de manera aleatoria, sino que evidentemente requiere de cierta planificación para tratar de conseguir los mejores resultados.

Conviene tener en cuenta que, a pesar de su importancia creciente, el marketing de contenidos ni es una fórmula milagrosa para aumentar nuestras ventas, ni duplicará de un día para otro las visitas a nuestra web.

Una estrategia de contenidos, por tanto, no debe hacerse pensando en el corto plazo, sino como un camino a seguir dilatado en el tiempo, y del que los resultados probablemente tarden en dejarse ver.

 

¿Para qué crear un plan de contenidos?

Una estrategia de Content Marketing  nos va ayudar a destacar frente a otras empresas similares a nosotros en un entorno saturado, a ganar credibilidad ante nuestros públicos al permitir posicionarnos como expertos en nuestro sector, a establecer un vínculo emocional más allá de la transacción comercial y, consecuentemente, a ganar leads, ya sea en forma de visitas a nuestra web, ventas, suscripciones, etc.

content marketing

 

Por ello, cuando nos disponemos a desarrollar un plan de contenidos para una marca, esto requiere una labor previa de conocimiento de la empresa, su entorno, sector de actividad, su competencia, sus clientes, etc. Cada empresa es un mundo, y lo que funciona para una puede no ser válido para otras.

 

¿Cómo crear un plan de contenidos?

 

1. Análisis del emisor

En primer lugar, debemos tener claras las características del emisor de la comunicación. ¿Quién es la marca? ¿Cuáles son sus características, qué posicionamiento tiene o quiere conseguir en la mente de los consumidores? ¿Qué tipo de actividad desarrolla?

Por poner un ejemplo, no comunicaremos igual si somos una empresa joven, recién creada, que si somos una marca con 30 años de experiencia en nuestro sector, o si tenemos una funeraria o una discoteca.

2. Público objetivo

¿Quiénes son nuestros clientes y potenciales clientes? ¿Son jóvenes o mayores? ¿Buscan precios baratos o exclusividad? En función de quiénes y cómo sean nuestros públicos, deberemos adaptar nuestros contenidos.

3. Tono de comunicación

¿Qué contenidos pueden resultar los más valorados para nuestros públicos? Pensemos en la triple vertiente de informar, formar o entretener para decidir qué necesidad estamos tratando de cubrir en cada momento con nuestros contenidos.

Además, deberemos decidir cuál va a ser el tono de comunicación con nuestros públicos: vamos a hablarles en un tono formal / informal, de usted o de tú, cercano / distante, serio / en clave de humor… En función de nuestro público y objetivos, debemos escoger cómo vamos a comunicarnos con ellos, y respetar de forma coherente esa línea en todas nuestras comunicaciones.

4. Objetivos

¿Qué pretendemos con nuestra comunicación? Quizás queramos despertar el interés en nuestros productos o servicios, atraer visitas a nuestra web, conseguir suscriptores, ganar notoriedad y generar simpatía, diferenciarnos de nuestros competidores

Tener claro qué es lo que pretendemos, nos ayudará a orientar nuestras publicaciones en blogs, redes sociales, etc., y a delimitar el presupuesto que estamos dispuestos a invertir para lograr los objetivos de forma realista.

No tiene sentido pretender que con nuestra estrategia de contenidos se dupliquen nuestras ventas y que no apoyemos en la misma medida la inversión necesaria para que esto se logre.

content marketing plan

5. Calendario editorial

En función de estos aspectos y del presupuesto disponible, estaremos en condiciones de poder definir un calendario editorial, donde marcaremos de forma gráfica las publicaciones que vamos a realizar, frecuencia, soporte, etc.

Desde el desarrollo de posts en el blog corporativo, a la publicación en redes sociales (Facebook, Twitter, Pinterest, etc.), diseño y envío de newsletters o boletines, creación de guías o ebooks.

Resulta muy útil, sobre todo si disponemos de un presupuesto muy reducido, ayudarnos de herramientas que nos permitan automatizar tareas, programar publicaciones, etc.

6. Desarrollo de contenidos

El desarrollo de contenidos que se ajusten a los factores que hemos señalado previamente es una tarea clave, y lógicamente estará condicionado por los recursos disponibles.

Lo ideal sin duda es desarrollar contenidos propios, y para ello podemos recurrir a profesionales externos o bien incorporar a personal de la empresa que domine las labores de redacción, diseño, social media, etc.

Si realizamos una buena curación de contenidos, podemos compatibilizar contenidos propios con contenidos ajenos de forma equilibrada y lograr buenos resultados. Pero no olvidemos que esta tarea también requiere tiempo y esfuerzo.

7. Evaluación de resultados y reorientación de estrategias

La medición de resultados de una estrategia de contenidos es una tarea bastante compleja, que no siempre es posible realizar de forma exacta si no se disponen los medios necesarios.

No obstante, a través de la experiencia podremos ir perfilando aspectos como cuál es la mejor hora para realizar publicaciones en cada medio, qué tipo de contenidos nos funcionan mejor, qué soportes son los más convenientes, etc.

Existen herramientas gratuitas que pueden ayudarnos a evaluar de forma aproximada estos aspectos, pero recordemos que lo más importante de medir resultados es reorientar estrategias para tratar de mejorar, no simplemente quedarnos con los datos.

 

Aprender a gestionar la comunicación en redes sociales y medios online es una tarea compleja, que requiere de tiempo y esfuerzo, y que no siempre es valorada en su justa medida por las empresas. En ocasiones se pretende obtener resultados de forma inmediata, u obtener resultados demasiado ambiciosos sin realizar apenas inversión para ello.

 

¿Cómo planteas en tu empresa la planificación y desarrollo de contenidos? ¿Estás dedicándole los recursos necesarios o crees que podrías tratar de obtener mejores resultados?

 

Imagen | Peter Hellberg / weskriesel

En Digiworks | Social Media: 4 cambios irreversibles en las relaciones con tus clientes