Seleccionar página

Por qué no debes pagar por anuncios en Facebook

facebook pagar

 

…a no ser que antes hagas esto.

A nadie le sobra el dinero, y a pesar de las estrategias de Facebook para que podamos recuperar la visibilidad que nos quitó con su maniobra conocida como Facebook Zero (ver Facebook Zero: ¿cómo nos afectará?), no debemos tomar a la ligera el pago por publicidad que la red social nos ofrece constantemente.

Bajo importes cada vez más reducidos, la red social nos intenta atraer con tentadoras ofertas para alcanzar a cientos de potenciales clientes con nuestras publicaciones.

Nos muestra un sencillísimo proceso guiado para crear y publicar nuestras campañas, y nos seduce con la supuesta facilidad con la que lograremos llegar a todo el mundo con esa pequeña inversión.

Pero ¿por qué no debes pagar por anuncios en Facebook? Mejor dicho, ¿qué debes hacer antes de pagar por publicidad en Facebook? Veámoslo.

 

Lo barato, no justificado, sale caro

El primer paso, como para todo en esta vida, es tener claro el objetivo. Que hacer una campaña en Facebook sea barato, no significa que debas hacerla, o que puedas permitirte malgastar el dinero haciéndola sin ton ni son.

Por ello, antes de soltar un euro, es importante que tengas decidido qué te interesa conseguir con esa inversión en Facebook.

Los objetivos que puedes plantearte pueden ser muy diversos:

– Conseguir asistentes a un evento que organizas

– Hacer crecer tu lista de suscriptores logrando que se registren

– Aumentar tus ventas

– Reclutar nuevos trabajadores

– Etc.

Si no sabes muy bien qué objetivo pretendes lograr mediante esa inversión publicitaria, no tiene ningún sentido que la hagas, puesto que tampoco podrás valorar después si ha merecido o no la pena.

 

No aterrices como puedas, sino como debas

Otro punto muy importante, que vemos cómo muchas veces las empresas descuidan, es optimizar las páginas de aterrizaje a las que el anuncio en cuestión dirige a quien lo clica.

No tiene demasiado sentido llevar a una página que no esté estrechamente relacionada con lo que el anuncio que se ha clicado ofrecía.

Tampoco es lógico promocionar un producto o servicio concreto en un anuncio, y que éste dirija a nuestra página principal, donde la persona tendrá que andar buscando lo que le ofrecíamos en el anuncio.

 

Que los resultados no queden en saco roto

Suele ocurrir que se realiza la campaña, se obtienen los resultados esperados (por ejemplo, en términos de peticiones de información, o suscripciones) y después no se aprovechan esos contactos conseguidos.

Recientemente, un conocido nos comentaba que había pedido presupuesto a una empresa con la que colaborábamos hace un tiempo, a través de un anuncio que pusieron en Facebook. Para su sorpresa (¡y la nuestra!), habían pasado varias semanas y no se habían dignado a contestarle. A pesar de que el servicio para el que solicitaba presupuesto no es precisamente económico…

¿Para qué les ha servido entonces hacer esa campaña de Facebook? Se limitaron a hacer los anuncios, y a ver cómo la gente le daba a “Me gusta”, o visitaba su web. Pero nadie estaba atento al siguiente paso…

Si no estás preparado para dar una respuesta rápida y eficaz a quienes te contacten, no pierdas tiempo ni dinero en hacer campañas de Facebook, porque no te resultarán rentables. Por muy sencillo y económico que sea realizarlas.

 

¿Has realizado alguna campaña de pago en Facebook? ¿Qué resultados obtuviste?

 

Imagen | SEOPlanter / Jay Cameron

En Digiworks | Google Adwords y dispositivos móviles: la importancia de que tu web sea responsive

Los Yonkis del “Me gusta” (o qué tiene Facebook, que nos vuelve locos)

Entras un segundo a mirar un mensaje que habías guardado, o a revisar el enlace que dejaste para después. No quieres entretenerte, así que entras rápido, con la intención de no perder el tiempo ni distraerte.

Sin embargo, cuando quieres darte cuenta… ¡zas! Ha habido una especie de vacío temporal y ahí sigues tú, buceando entre las aguas del timeline, ojeando publicación tras publicación, foto tras foto, dando me gustas a diestro y siniestro, y avergonzándote de ti mismo cuando descubres que has perdido en vagar por Facebook el tiempo que debías haber empleado en otras cosas.

Nadie te apuntaba con un arma, te has quedado ahí decidiéndolo conscientemente… ¿o no?

¿Cómo ha conseguido captar tu atención y absorberte así? ¿Por qué no has podido cumplir tu objetivo de entrar y salir rápidamente?

¿Te has planteado alguna vez qué tiene Facebook, que nos vuelve locos?

  

¿Te gusta? ¿Te gusto?

Gracias a las investigaciones que se han realizado en el campo de la Psicología, sabemos que la atracción que suscitan las redes sociales en sus usuarios, en este caso concreto, Facebook, no es del todo accidental.

La investigación apunta que Facebook conecta directamente con el centro cerebral del placer, el núcleo accumbens. Esta zona del cerebro es la que procesa los sentimientos de recompensa, no sólo los relativos al placer físico, sino también los que obtenemos, por ejemplo, al satisfacer nuestra curiosidad sabiendo de los demás, o lograr reconocimiento social y feedback positivo.

¿Y qué es, sino eso, lo que obtenemos al utilizar Facebook?

A través de los “Me gusta”, expresamos interés sobre lo que nos atrae, y la persona que lo recibe siente la aprobación de quienes le rodean. Nuestro ego se reconforta al sentir que “importamos”, que la gente se interesa por lo que publicamos y, una vez acostumbrados, nos cuesta vivir sin esa dosis de aceptación de los demás.

 

Un millón de amigos

Además de la búsqueda de aprobación, nuestra actividad en Facebook también nos ayuda a relacionarnos, expresando nuestra “empatía virtual”. Comentar o dar respuesta a través de “Me gusta” a las publicaciones de otros es, en cierta manera, una forma de solidarizarnos con sus sentimientos.

Un estudio reciente mostraba cómo las personas con más actividad en redes sociales tendían a mayores niveles de socialización, tanto online como offline. Y es que, con mayor o menor utilidad, a través de las redes expandimos nuestra habilidad para relacionarnos con los demás, y, por supuesto, para sentirnos miembros de determinados grupos.

 

All you need is love

A esto, hemos de añadirle la forma en que nuestro cerebro procesa los mensajes recibidos. Que nos hagan un comentario en nuestra publicación, tiene mucho más valor que que simplemente nos den a “Me gusta”. Nos da la opción de responder a la otra persona, y de establecer una conversación “pretendidamente privada”, que en realidad es pública.

Inconscientemente, estamos mostrando al mundo que “alguien” (o “muchos alguienes”) se interesan por nuestras cosas, y además quiere comentarlo con nosotros.

Para nuestra autoestima, es una importante inyección, aunque a priori pueda parecer de lo más superfluo.

De hecho, las pruebas realizadas confirman que tiene más valor un mensaje en el muro o la publicación de alguien, que enviarle un mensaje privado, de cara a la disminución del sentimiento de soledad que la persona en cuestión experimenta.

 

Y lo mejor… ¿cómo podemos aprovechar esto?

Viendo lo visto, ¿qué conclusiones podemos extraer de cara a mejorar nuestra presencia en redes sociales como Facebook?

Principalmente, la necesidad imperiosa de conectar emocionalmente con nuestros públicos:

– Captar su interés despertando su curiosidad. ¿Por qué no buscar fórmulas en las que podamos llamar su atención o “ponerle a prueba”? Algo tan simple como redactar nuestras publicaciones a modo de pregunta, ya puede traernos resultados. Por ejemplo: “¿Sabes para qué extraño uso se empleaba la soja hace 50 años?”, “¿Quién es este famoso de espaldas que luce su Samsonite Ultimate roja por las calles de Londres?”.

– Desarrollar un sentimiento de comunidad, que le haga partícipe de un grupo. “Ya somos 5.000 enamorados del mejor cine cutre de los 80”

– Fomentar su participación, mostrándole que nos importa su opinión. “¿Cuál de nuestros dos envases te parece más práctico?” , “Y tú, ¿eres más de Bic Naranja o de Bic Cristal?”.

Escuchar y atender rápidamente sus comunicaciones con nosotros. Ya lo comentamos en el post Social Media como centro de Atención al Cliente: el 50% de los usuarios de Facebook esperan respuesta por parte de la empresa con la que contactan en redes sociales en menos de 24 horas. A pesar de ello, no dejan de sorprendernos las marcas que no responden eficazmente a los comentarios de los seguidores, ya sean halagos, dudas o críticas. Y no hablemos de las que ni siquiera se dignan a responder (un día de estos contaremos una reciente experiencia con Carrefour…).

 

Una vez más, en social media no hablamos simplemente de cifras y números, sino de personas, de emociones, de engagement.

¿Te ves capaz de conectar emocionalmente con tus seguidores en Facebook?

 

Imagen |  Alice Popkorn / Charis Tsevis

En Digiworks | El día que lloré en el probador

5 tácticas infalibles para automatizar publicaciones con amor

automatizar publicaciones

 

Cuando nuestro calendario de publicaciones en social media nos obliga a automatizar las publicaciones en las distintas redes sociales, podemos llegar a cometer muchos errores.

El principal, en el que muchos community manager o empresas caen, es convertir nuestros posts en algo frío, donde únicamente enlazamos un contenido con el titular y chimpún.

 

Al hacer esto, el ahorro de tiempo que nos supone automatizar no resulta rentable, ya que hace que nuestras publicaciones no destaquen en la avalancha de contenidos que intentan llamar la atención de nuestros públicos en su muro.

 

Además, perjudica nuestra imagen de marca, ya que no nos dotamos de la personalidad y carácter que las publicaciones elaboradas nos ayudan a conseguir.

Publicar sin darles a nuestras publicaciones un toque “de cariño”, hará que nuestros públicos sientan que publicamos como robots, sin interés y sin aportarles valor. Por ello, hoy queremos señalarte 5 tácticas infalibles para que tus publicaciones desprendan amor(más…)

¿Eso me cobras por llevarme el Facebook? ¡Si es GRATIS!

precio redes sociales

 

La fama cuesta, y crear contenidos y moverlos, también. Qué malacostumbrados están muchos con esto de que internet y las redes sociales son “gratis”

Puede que subirse al tren, por decirlo así, sea gratis, pero digamos que si no hay alguien que lo conduzca sabiendo lo que se hace, ese tren no llevará a ningún lado.

La realidad es esa: crear un blog, o abrirse una página en Facebook es gratis. Cualquiera puede abrir la puerta, entrar y sentarse, pero o sabe conducirlo o busca a un buen chófer que le ayude a encontrar y alcanzar su destino.

Y eso pasa, que vemos a gente y más gente mareando por los pasillos de la Red, o de Facebook, sin saber muy bien de dónde vienen, a dónde van y cómo arrancar.

Muchos pretenden que se les lleve a su destino soñado sin tener en cuenta lo que cuesta aprender a conducir, la experiencia de saber a dónde le dirigimos por cada camino, o cómo reconducir la ruta sobre la marcha.

Y luego vienen los: “hazme un post de vez en cuando, que eso no te cuesta nada”, o “¿eso me cobras por llevarme el Facebook? Mi sobrino me lo hace gratis, que está ahí todo el día “enganchao””.

Asumámoslo, nuestro sector es quizás uno de los más complicados para hacerse valorar. No siempre se aprecia la dedicación que un buen contenido requiere, o la elección de un momento u otro para publicar según qué cosas y cómo.

Muchos piensan que las cosas se hacen al azar, así porque sí, pero tú, igual que nosotros, sabes muy bien lo que cuesta. Porque, como decían en la popular serie, la fama cuesta. Y crear contenidos y gestionar tus redes sociales, por ejemplo, también.

 

¿Por qué tienes que pagar para eso?

Si dejas esa parte de tu comunicación en manos de cualquiera, puede que te encuentres con que en nombre de tu empresa se acaban publicando vídeos de gatitos o de ositos amorosos con corazones deseándote un feliz día (cuando tu negocio es una ferretería, pongamos el caso).

Sin embargo, si delegas en profesionales tu creación de contenidos y su comunicación en redes sociales, te encontrarás entre otras gratas sorpresas con la bendita Curación de Contenidos.

La Curación de Contenidos trata de seleccionar, clasificar y organizar la información más relevante para las necesidades de tu audiencia, presentándola de la manera más conveniente y atractiva para que logre los objetivos que te propones. Si te interesa, aquí puedes refrescar cuáles son las funciones de un Content Curator.

Una gestión profesional comienza ayudándote a analizar cuáles son tus necesidades, cómo está tu situación actualmente, qué objetivos te planteas, y la mejor manera de ayudarte a conseguirlos.

Es cierto que tiene un coste, pero la idea es que los resultados (en términos de notoriedad, de conversiones, de imagen de marca, etc.) justifiquen esa inversión.

Tu sobrino siempre será más económico, no te lo niego, ¿pero qué resultados esperas obtener? ¿Te responderá ante un asunto importante, como una crisis por comentarios negativos? ¿Sabrá cómo detectar y canalizar oportunidades de venta a través de tu blog o redes sociales?

No se trata de lo que te ahorras, sino de los riesgos que corres o las oportunidades que puedes estar perdiendo si no haces las cosas bien. ¿Qué precio le pones a eso?

 

 

Imagen | epSos .de

En Digiworks | El día que lloré en el probador (o la resurrección de la atención al cliente)

¿Estás tirando tu vida en Facebook?

facebook perdida tiempo

 

 

Quizás no tu vida, pero posiblemente estás dedicando un tiempo y unos recursos que no te reportan los resultados que esperas. ¿Qué es lo que está fallando de tu estrategia en Facebook? ¿Quizás que no la tienes…?

Ha llegado el momento de plantearte si estás tirando tu vida en Facebook, porque es posible que, sin saberlo, estés perdiendo el tiempo con publicaciones que no te van a servir absolutamente para nada.

Como empresa damos por hecho que debemos tener presencia en esa red social, nuestros clientes están en Facebook, y nosotros queremos estar donde ellos estén. Pero eso no significa que podamos estar de cualquier manera, ¿no crees?

 

 

3 tipos de publicaciones en Facebook que deberías desterrar

Tener al Edge Rank de Facebook a nuestro favor es cada vez más complejo, y más si no estamos dispuestos a rascarnos el bolsillo en Facebook Ads (recuerda el efecto Facebook Zero que te explicamos hace unos meses). Por ello, nuestra concienciación sobre la necesidad de aportar contenido de valor a nuestros públicos debe estar más presente que nunca si queremos que nuestras publicaciones sirvan de algo.

Sin embargo, parecen muchas las páginas de Facebook que “están por estar”, y van lanzando publicaciones sin un sentido claro.

Los profesionales de Rocketmedia definían el contenido irrelevante más frecuente en redes sociales como Facebook, más o menos de esta forma:facebook publicacion

 

Las fotos y / o frases “chorras”

Si lo piensas fríamente te darás cuenta de que en el 90% de los sectores, está de más hacer publicaciones de tipo “¡Feliz fin de semana!”, “¡Qué calorcito hace hoy!”, etc., y sin embargo son las que más proliferan en las redes sociales como Facebook. Las fotos de gatitos, salvo que tu negocio esté relacionado con el mundo felino, no tienen ninguna utilidad para tu imagen de empresa, así que a lo mejor es momento de empezar a pensar en algo que te identifique mejor y transmita algo más de profesionalidad.

 

Las pedigüeñas

Dicen que “es triste pedir, pero más triste es robar”. Quizás por eso se expanden como un virus las imágenes de “comparte esta foto si tal, o dale a Me Gusta si Pascual”, cuyo único objetivo es tratar de arañar viralidad como sea. Pero esto realmente no nos beneficia, sino todo lo contrario: pueden resultar consideradas como spam por Facebook. Hace unos meses, la empresa anunciaba que estaba realizando mejoras para combatir el spam en el timeline, y que publicaciones de este tipo, identificadas en la mayoría de los casos como spam, verían su posicionamiento perjudicado para no incomodar a los usuarios con contenido no relevante (aquí puedes leer más sobre esta limpieza de Facebook).

Los sorteos sin ton ni son

Los iPhones, iPads, viajes y demás nos gustan a todos, pero ya que te pones a organizar un sorteo o concurso, ¿no sería más productivo ofrecer como premio algo que esté relacionado con lo que ofrece tu empresa? La notoriedad que te proporcione sortear un premio llamativo que nada tiene que ver con lo que tú haces, seguramente se traducirá en un reclamo vacío, de gente a la que no les interesa convertirse en tus clientes. ¿No es mejor buscar la cantidad que la calidad?

Si te sientes identificado, y estas son el tipo de publicaciones que tu empresa suele realizar en Facebook, probablemente tu problema es que no tienes definida claramente una estrategia en redes sociales.

 

social-media-starter

Párate un segundo, y piensa si puedes responder claramente a esta pregunta:

¿Por qué está mi empresa en Facebook?

Si no lo tienes claro, o si lo tienes claro pero no estás obteniendo los resultados que esperas, quizás es el momento de que busques una gestión profesional de tus redes sociales.

Todo lo demás, es perder el tiempo y malgastar los recursos de tu negocio.

 

 

Imagen | (OvO)

En Digiworks | Cómo crear un Plan de Contenidos para nuestra empresa