Branding: la estrategia para potenciar el valor de la marca

Todos sabemos que una marca es el sello distintivo de los productos o servicios de una empresa. Pero muchas veces, sobre todo en las pyme, no damos a nuestra marca la importancia que se merece. La marca puede llegar a tener un gran efecto sobre los consumidores, pero no sólo para que la reconozcan y recuerden a la hora de comprar, sino también para favorecer la fidelización de los clientes. De eso se ocupa el Branding: la estrategia para potenciar el valor de la marca.

¿Cuánto vale tu marca?

Lejos quedan los orígenes meramente identificativos, cuando los granjeros “marcaban” a sus reses para señalar que eran de su propiedad. Hoy en día, la marca adquiere un valor que va mucho más allá de la simple distinción en el mercado de los propios productos frente a los de los competidores. Es más, el valor de la marca supera en muchos casos al de los activos físicos de la compañía.

Pensemos por ejemplo en la marca Coca Cola. Si la empresa perdiera su maquinaria o se quemaran sus fábricas, aún tendría intacto el activo más valioso: su marca que, a pesar de ser intangible, tiene un valor incuestionable.

¿Dónde reside el valor de una marca?

Para que una marca tenga valor, es importante que sepa diferenciarse respecto a sus competidores y posicionarse en el mercado adecuadamente para ser percibida como especial por parte de sus consumidores.

Una marca es fuerte, cuando reúne una serie de atributos:

  • Es reconocida por sus consumidores hasta el punto de alcanzar cierto nivel de familiaridad con ella.
  • Es singular y distinguible de otras marcas por los consumidores.
  • Es atractiva y relevante para sus públicos, ya que comunica atributos importantes en la satisfacción de sus deseos.
  • Consigue un alto grado de estima, aprecio, respeto y afecto por parte de los consumidores.
  • Tiene personalidad, transmite unos valores concretos y garantiza a sus consumidores la confianza de cumplir su propuesta.

“La diferenciación proviene de crear valor emocional de la marca, estableciendo y manteniendo la relación que tiene el nombre de la marca con la mente y corazón del consumidor”.

J.J. Dooner (McCann-Erickson).

¿Qué estrategias de marca podemos adoptar?

Sin intenciones de hacer una clasificación extensiva, aquí te mostramos algunas de las principales estrategias de branding que puedes adoptar para gestionar tu marca:

  1. Estrategia de marca única: Consiste en vender todos los productos de la empresa bajo la misma marca. Esta estrategia de marca te permite reducir los costes de comunicación y facilita la introducción de nuevos productos. Es la más coherente para empresas pequeñas, con productos del mismo tipo y cuando el nivel de calidad-precio es similar para todos ellos.
  2. Estrategia de marcas individuales o por líneas de productos: Se distinguen las líneas de productos o cada uno de los productos de la empresa con una marca distinta. Aconsejada cuando los productos de la empresa sean muy distintos. Su principal ventaja es que los resultados negativos de uno de los productos o una de las líneas no afectarán de forma importante al resto.
  3. Estrategia por líneas de productos o marcas individuales con apoyo del nombre de la empresa: Similar a la estrategia anterior, pero amparándose en el apoyo del nombre de la empresa matriz. Normalmente se suele añadir a la marca individual “Con la garantía de… (nombre de la empresa)”. De esta manera, aunque se personaliza un producto o línea de producto con una marca específica, se utiliza el prestigio de la empresa como respaldo, aprovechando así su credibilidad.

¿Por dónde empiezo para lograr una marca valiosa?

El primer paso será la elección de la marca, especialmente la del nombre. Independientemente de nuestras preferencias personales u otras cuestiones, a la hora de escoger nuestra marca, no debemos olvidar que cumpla los siguientes requisitos:

  1. Pronunciación fácil: Si nuestros consumidores no la saben pronunciar, les costará más solicitarla y buscarnos.
  2. Recordable: Ya que la facilidad de recuerdo predispone a la compra.
  3. Evocadora: Será positivo que, en la medida de lo posible, evoque el producto o servicio que representa para mejorar su recuerdo y percepción.
  4. Registrable: Que cumpla con los requisitos legales para poder ser registrada y de uso exclusivo.
  5. Ampliable: En el sentido de que sea válida si decidimos expandir nuestro producto a otros mercados internacionales.

Una vez contemos con un buen producto o servicio, trabajar nuestra marca nos ayudará a posicionarnos en la mente de los consumidores y, con una buena estrategia de branding, en su corazón.

¿Sabes cómo empezar a conectar emocionalmente con tus consumidores?

 

Imagen | Katie Tegtmeyer

En Digiworks | Marketing Relacional: del “lío de una noche” al noviazgo duradero

Entrada autor

Lorena Blázquez Digiworks Spain - Editora de Contenidos, Licenciada en Publicidad y RR.PP., MBA, Especialista Universitario en Marketing y Comunicación y Experto Universitario en Redes Sociales. Tras varios años dedicada profesionalmente a la formación y consultoría, actualmente estoy centrada en el apasionante mundo del Social Media, y temas relacionados con el turismo. Me apasiona el mundo blogger, coordino y escribo en diversos blogs, de los que Digiworks es, sin duda, uno de mis preferidos :-) | Twitter, Linkedin o Google+ San Juan, Alicante 03550 (España) lorena@digiworks.es

There are 2 Comments

  1. Enviado por Lovemarks: cómo conseguir que adoren tu marca (I) Responder

    [...] lo que diferencia a unos de otros es la marca. Porque estas empresas, y muchas otras, han sabido ver más allá de una identidad visual o un [...]

  2. Enviado por Marketing de Contenidos: ¿es rentable crear contenidos de calidad? Responder

    [...] que pueda resultar un tweet que publiquemos, no podemos esperar que sea el milagro que ayude a mejorar nuestra imagen de marca, sino que debe formar parte de una estrategia sólida, no ser fruto de la casualidad. [...]

Deja una respuesta